miércoles, 23 de julio de 2014

Wolfgang Hutter -Bach - Suite nº 3, El creador de un jardín de hadas. Escuela de Viena del realismo mágico (V)





Exhuberancia, fastuosidad y riqueza cromática. Una música que nos adentra en los jardines mágicos de Hutter que nos envuelven de un halo de misterio y color.

La naturaleza que dibuja me trae recuerdos de Maruja Mallo, Salvador Dalí, Marc Chagall o Alphons Mucha

Una verdadera obra de arte esta muestra con la música de Bach.

Junto a Fuch, Brauer, Hausner y Lehmden, la quinta y última perla que fundaron la Escuela de Viena del Realismo Mágico.

Anton Lehmden, la fantasía del grabado. Escuela de Viena del Realismo Mágico (IV)

Anton Lehmden, austríaco nacido en 1929, es juntoa Fuchs, Brauer, Hausener y Hutter, uno de los fundadores de la Escuela de Viena del realismo mágico, sus creaciones llenas de fantasía ocupan grandes espacios del suburbano y reflejan la claridad de las ciudades llenas de historia.






La enorme destreza en el dibujo y la riqueza cromática de sus composiciones nos invaden las pupilas de la fantasía de la luz.




Sus composiciones son transparentes y sorprendentes.




martes, 22 de julio de 2014

"Visión"

Visión

Quiero detener el tiempo
con la linea de viento
que los suspiros de la noche dibujan
junto a ti en este lecho,
donde la silueta tenue
de tu ondulante cuerpo
se debate en los sueños oscuros e impenetrables.
Quiero detener el tiempo
y hacer de este instante,
ahora que los poetas junto a la Alcazaba,
me dan el poder de la poesía,
un momento de eternidad.
Quiero detener el tiempo
y lo consigo
con la inusitada fuerza de tu presencia
clara realidad que penetra en mis ojos,
suave transparencia que la luna me confiere
en la magia de la noche.

lunes, 21 de julio de 2014

BUIKA-la voz de la libertad

Concha Buika, nacida el 11 de mayo de 1972 en Palma de Mallorca, hija de un diplomático guineano y criada por la comunidad gitana, reside en Estados Unidos y triunfa con su música en los ambientes latinos.

Una voz que rompe los esquemas tradicionales para dotar a sus ritmos de una libertad y un desgarro que podemos comprobar en esta versión libre de Santa Lucía.

Una voz destacada.


domingo, 20 de julio de 2014

Franz Von Bayros, la elegancia de lo erótico

Franz Von Bayros (1866-1924) nacido en Viena, es un ilustrador de la belleta terrenal en las posturas más comprometidas, he aquí algunos de sus mejores dibujos:




El erotismo de Bayron es pura elegancia.












viernes, 18 de julio de 2014

"Ritos de paso" de William Golding




“Ritos de paso” de William Golding

Conocí este libro por recomendación de mi compañero y amigo Joaquín Olmedo, el cual me comentó la huella que le dejó su lectura. Efectivamente cuando cierras las páginas del libro de Golding parece como si algo se hubiera abierto en tu mente y esperases la continuación del relato que consigue atraparte sin remedio. De hecho el mismo escritor sintió la misma sensación al terminar esta obra que se  encierra en un viejo navío de guerra usado como medio de transporte. Este es el primer libro de una trilogía que tras este “Rites of passage”(1980), siguió con “Close quarters” o “Cuerpo a cuerpo” (1987) y “Fire down bellow” o “Fuego en las entrañas” (1989), trilogía que Golding llamó “El fin de la Tierra”. Golding muere en 1993.

La historia la hemos de situar en su contexto geográfico e histórico, se desarrolla en un largo viaje desde Inglaterra hasta Australia en el siglo XVIII, en plena época napoleónica. La novela escrita en primera persona, detalla los incidentes del viaje en una carta que un joven llamado Edmund Talbot le escribe a su mentor. El joven Talbot ha sido nombrado secretario en la administración británica de las lejanas tierras de Australia y compartirá viaje con individuos variopintos como el capitán Anderson o la diferente tripulación donde destaca el capellán Colley que es contemplado por el capitán como una alteración sobrevenida en la travesía.

La habilidad de William Golding y su especial maestría para situarnos en un contexto que tan bien conocía (de hecho fue teniente de navío) como es un barco, radica además en la capacidad para dibujar las luchas del bien y del mal, la transformación que se produce en situaciones extremas en los comportamientos humanos y las severas normas que la pertenencia a las diferentes clases sociales atenazan a las personas. El contexto de los episodios y su afán moralizante me trae recuerdos del “Lord Jim” de Conrad o “Moby Dick” de Melville, libros en los que el mar con su espacio infinito y el barco con su marco limitado constituyen una entidad singular y única.

En una segunda parte de la novela, se nos descubre otra carta que el capellán Colley le escribe a su hermana donde relata desde la óptica de este, los hechos acaecidos. Una segunda carta que envía Talbot a su mentor dentro de la carta donde le relata los hechos a modo de diario. Una carta que no llegó a su destino y que ahora el joven aristócrata le envía junto a la suya y en la que el capellán explicará lo ocurrido. Nos sorprenderá los diferentes puntos de vista de unos hechos donde la maldad humana provocará un desenlace violento e inesperado.

En todo el relato sobrevuela con enorme intensidad el sentimiento de culpa que moja como lluvia continua a los personajes de la novela, a veces arreciando un verdadero temporal sobre sus conciencias, como de hecho dice Talbot al final de su carta:

“¡Ay de aquellas opiniones juiciosas, aquellas observaciones interesantes, aquellas chispas de ingenio con que una vez me propuse entretener a su Señoría. Ahora, por el contrario, presento una descripción clara de las comisiones de Anderson y de mis propias…omisiones.

Ahora ya puede leer su Señoría:

Y es cuando empieza la carta de Colley.

El final de la novela es un párrafo que deja bien a las claras la sensación del escritor a su finalización:

“De este libro no queda sin llenar más que un dedo. Voy a cerrarlo, envolverlo, coserlo como pueda en una bolsa de lona y encerrarlo con llave bajo el cajón. La falta de sueño y el exceso de comprensión me vuelven un poco loco, creo, igual que ocurre a todos los hombres que viven en el mar demasiado cerca los unos de los otros y demasiado cerca, por ende, de todo lo que hay de monstruoso bajo el sol y la luna.”

Realmente meritoria esta novela de Golding, que desgraciadamente es conocido tan solo por el famoso “El señor de las moscas” y que gracias a tan excelente recomendación he conocido. 

No quiero finalizar sin dejar de mencionar la excelente traducción de Santos Fontela y la apreciable aclaración previa donde nos alerta de que un título desnudo puede encerrar sorpresa, como en este caso: “Rites of passage” donde la palabra Rites/Ritos se pronuncia igual que Rigths /Derechos. Una aclaración, nos dice Santos, que descarga, al menos en parte al traduttore (traductor) de ser lo menos traditore (traidor) posible. Los peores engaños que encierran las malas traducciones es frecuentemente la literalidad y la pérdida de visión del verdadero sentido que originariamente le quiso dar a sus palabras.

Muy recomendable lectura.

miércoles, 16 de julio de 2014

"Las iluminaciones" Una antología de Mª Victoria Atencia



Cuanto más me acerco a la poética de Mª Victoria Atencia, más me adentro a la complejidad desde la más desnuda y exquisita serenidad, más me quedo perplejo ante la construcción de las palabras más adecuadas y precisas de las emociones en la soledad contemplativa.

 La sencillez que adorna sin más pretensiones que reflejar lo más fielmente aquello que acontece en el interior del alma de Mª Victoria, inundan mi lectura de todos y cada uno de los versos de ternura y dolor, de amor y ausencia, de araucarias, mirlos y azules, sobre todo de los azules que se prolongan desde el mar hasta sus pupilas.

Con la selección y la introducción a esta obra de mi admirada Clara Janés, este libro para los que amamos la palabra y la poesía, es una gozada.



Mª Victoria ahora sorprendida, entusiasmada y un poco aturdida ante un continuo reconocimiento nacional e internacional de su obra, tan merecido como oportuno, transmite una aureola de santidad que destellea y produce admiración allá donde va.

¡Grande!¡Grande y sencilla!

Os dejo con esta "joya" de su obra "el coleccionista":

PLACETA DE SAN MARCOS

Amárrate, alma mía; sujétate a este mármol
Sebastián de su tronco, con cuantas cintas pueda
ofrecerte en Venecia la lluvia que te empapa.

Amárrate a este palo, Ulises, y escucha
-desde donde la plaza proclama su equilibrio-
el rugido de bronce que la piedra sostiene.

martes, 15 de julio de 2014

Rudolf Hausner, el pintor psicoanalista. Escuela de Viena del Realismo Mágico (III)


Rudolf Hausner (1914-1995) es cofundador de la Escuela de Viena del Realismo Mágico. Pintor, grabador y escultor representa el exponente del pintor psicoanalítico y son famosos sus dibujos sobre Adán, el alter ego de Hausner donde proyecta su interior y la búsqueda de la proyección exterior de su mente en los procesos que el inconsciente dibuja.

ç






Ha sido definido como pintor realista psíquico. Hausner chocó con la doctrina surrealista al entenderlo desde la ortodoxia surrealista como un herético por conceder la misma importancia al plano consciente que al insconsciente






sábado, 12 de julio de 2014

Arik Brauer, la versatilidad de la fantasía. Escuela de Viena del Realismo Fantástico (II)



Polifácetico y único, Brauer, fundador a mediados del siglo XX de la Escuela de Viena del Realismo Fantástico, cultiva la música como cantante y compositor, la arquitectura o la pintura con la fantasía como eje vertebrador de toda su obra. Nacido el 4 de Enero de 1929, Arik Brauer introduce el naturalismo y el misticismo en todas sus obras con una evidente influencia de El Bosco.





Erich 'Arik' Brauer es hijo de emigrantes judíos lituanos. Su formación artística  en la posguerra fue en Viena, bajo la supervisión de Albert Paris von Gütersloh. Gütersloh promovió el trabajo de Brauer dentro del círculo de Viena , que había formado a mediados de la década de 1950 de un post-1946 grupo vienés  surrealista que habían incluido a Brauer junto con Edgar Jené, Ernst Fuchs, Wolfgang Hutter, Rudolf Hausner, Anton Lehmden y Fritz Janschka.








 A pesar del sabor en el mundo del arte imperante de la abstracción en la década de 1950 y principios de los 60, el trabajo de Brauer mezclando artesanía y surrealismo  le ganaron la atención internacional. En 1982 tuvo sus primeras  exposiciones individuales en los Estados Unidos.