La magia de las palabras




Las dos palabras se esconden, juegan al escondite, una de ellas es “blando” , es esponjosa y suave y se recuesta en las esquinas acorchándolas, la otra palabra es “marfil”, es dura y correosa, es de casta noble y de un brillo anacarado, de pronto sin sospecharlo ninguna de ellas, el poeta contempla a su musa cuando el sol de la tarde impacta en el cuerpo amado, la habitación está en penumbras y un foco de luz natural se proyecta  sobre el cuerpo voluptuoso, los sentidos del poeta se enaltecen y  la chispa surge, las dos palabras se encuentran y se reconocen, se abrazan, se fusionan en una realidad, llega la magia de las palabras, el sueño de los sentidos, la realidad soñada, el susurro del aire de la habitación en penumbra musita al oído del poeta que presto escribe en un blanco papel lo que siente:
mi amada, “blando marfil de sueño”. 

Comentarios

Entradas populares