"Las casas de los poetas muertos" de Angeles Caso

Un libro escrito con pasión por los personajes, un libro donde se pone el corazón y la técnica en una mezcla equilibrada pero apasionada, un libro donde Angeles Caso homenajea a sus escritores a través de sus casas y de sus cosas, de las casas que habitaron, de los espacios que recorrieron, de los utensilios que tocaron o que no tocaron exactamente pero si exactamente algunos parecidos a esos. Una evocación grandiosa de una escritora consolidada, en definitiva un disfrute para los sentidos de los que compartimos el placer de leer.

Cervantes y Lope de Vega, Rosalía de Castro y Doña Emilia Pardo Bazán, Jovellanos, Antonio Machado y Federico desfilan a través de un viaje que la escritora realiza de forma real y física a los sitios en los que vivieron y de forma figurada un viaje en el tiempo a aquella sociedad que los disfrutaron y que en muchas ocasiones los maltrataron, los vilipendiaron e incluso hasta los mataron o provocaron su dolor. Todos ellos tienen en común una cosa imprescindible en un escritor: la valentía y la decisión de continuar escribiendo, de sumergirse en el mundo de las palabras donde tantas envidias y tantas admiraciones se producen en el espejo de los otros.

Así en la casa de Lope de Vega, Angeles escribe:

"Estos que ahora están colocados en las estanterías a las que él llamaba "cajones" no son realmente los suyos, pero son bellísimos volúmenes del siglo XVII-préstamo de la Bibilioteca Nacional y de la propia Academia-, grandes y solemnes, con sus encuadernaciones en pergaminos o en pieles curtidas. Pido permiso para rozarlos, siempre me ha gustado tocar los libros antiguos con las manos, con la arcana idea de que quizás a través de los poros puedan hacerme llegar algo de su sabiduría y su belleza. Tocarlos y también olfatearlos: sentir ese perfume indescriptible del papel que cualquier bibliófilo prefiere al perfume más caro del mundo, y el olor profundo y denso del polvo de siglos que se deposita en las viejas bibliotecas, como motas de sol desparramadas entre las páginas. Miro, toco y huelo: aquí vivió, creó, gozó y sufrió un genio hace cuatrocientos años. Me siento pequeñita y tal vez, por un momento, muy joven."

En definitiva, un libro en el que se percibe, se huele, se toca y se aprende de una escritora seductora como Angeles Caso los efluvios que siempre permanecerán de nuestros grandes escritores españoles.

¡Enhorabuena maestra!


Comentarios

Entradas populares