Poesía cercana, Natacha González





La frontera del espejo



Esas pupilas
cargadas de cicatrices.
Y los rasgos apagados,
las pestañas calcinadas,
los labios huérfanos de mordiscos.

Esa imagen
que se repite en el espejo
cuando me acerco a buscarme,
intentando olvidar que soy la misma
de ayer a esa hora,
porque soy la única mujer
que habita
esta frontera de cristal indestructible,
este trozo frio y afilado…
Tan afilado…
Tan frío…
Tanto...
que sería fácil dibujar con mi sangre
un delgado hilo
que ponga fin
a este absurdo lado de mi vida.


Comentarios

siroco-encuentrosyamistad ha dicho que…
una poeta cargada de sensualidad y de una calidad que asombra.
Anónimo ha dicho que…
Gracias.
N.
Anónimo ha dicho que…
triste

J.

Entradas populares