Algunas reflexiones sobre educación

Os invito a leer éste extraordinario artículo que le dedica un profesor con treinta años de experiencia a sus alumnos, una ocasión perfecta para conocer de buena mano la situación de las aulas. El artículo está extraído de su blog: cuandoeramosjovenes1975.blogspot.com


He intentado leer un artículo escrito en el periódico El País digital del hoy (27 de septiembre de 2012), cuyo título es Una película para derribar la escuela y debajo de él vienen frases como:

·          Un documental difundido en la Red revela el malestar con un sistema anclado en el siglo XIX
·          Algunos piden empezar de cero; otros advierten contra quimeras

Lo he leído de forma general hasta que me he encontrado lo mismo de siempre, frases del tipo:

«según decenas de expertos de varios países latinoamericanos, incluido España, la escuela no sirve y hay que cambiarla, hay que derribarla para empezar de cero.»
«el joven director de 24 años, la película trata de trasladar a toda la sociedad el debate que durante décadas ha estado vivo, dentro de los ámbitos educativos académicos,»
«ese primer objetivo de extender el debate va por buen camino: desde que se estrenó el pasado 13 de agosto, se ha visto 2,2 millones de veces en la página web oficial y 3,6 millones en YouTube; ha tenido más de 229.000 descargas»
«la película ha causado una gran controversia, sobre todo, en Argentina, sede de la producción.»
«como defienden expertos como los del Colectivo Lorenzo Luzuriaga, la escuela pública, plural y laica que...»
«El especialista británico Richard Gerver lleva años haciendo críticas muy parecidas a las que se ven en el documental»
«Doin responde: su apuesta es por el debate y por la libertad, no por una fórmula cerrada, y admite que muchas de las ideas “nuevas” que aporta ya se aplican en numerosos colegios. En la película, el médico y psicoterapeuta argentino Carlos G. Wernicke habla de la eterna dicotomía entre...»
«el discurso dominante en los ámbitos académicos: “Desde hace ya varias décadas, la literatura utilizada en las universidades y en los centros de formación docente está basada en líneas teóricas que cuestionan las jerarquías tradicionales, promueven la necesidad de la innovación y el cambio,...»

Después de todas esas frases -unidas entre como si fueran las bases del ADN- de un artículo sobre una película y la escuela y algo más -esa es la parte proteinica-enzimática-vitamínica.... (PEV) de relleno-, dan lugar a ese artículo. Normalmente esa sería una de las recetas para escribir un artículo rápidamente en un periódico. 
Todos estos artículos, ideas, etc..., sobre la escuela vienen dado por gente que: No ha trabajado en la escuela ni trabaja (en el tajo, en las aulas), todos son teóricos del orgasmo, pero nunca lo han experimentado ni saben como trasladarlo de forma tangible al resto.

 Siempre aparecen para explicarlo todo los siguientes personajes y vocablos: expertos, si es de países lejanos mejor; sociedad, esa palabra es muy importante sin ella el texto no tiene sentido; debate y controversia, como si no existiera, cuando cualquiera que trabaje en el aula con un poco de sensibilidad sabe que a todas las familias lo que más le preocupa son los problemas de sus hijos y hablar de ellos y de como han cambiado de un año para otro al llegar al instituto, et...; colectivo, asociación de (nombre propio para darle importancia -va en mayúscula-) que defienden la educación, normalmente gente que escapa de su casa para reunirse, matar el tedio, echarle los tejos a otr@s, comer tapitas, elegir al "negro" que haga el trabajo de escribir sobre el proyecto final (Yo fui negro), y justificar la subvención, etc..., "precioso", "lindo que diría el sociólogo-psicólogo argentino"; especialista, sin esto no puede existir ninguna crítica, a ser posible de nombre extranjero y con muchas publicaciones educativas-literarias-creativas, divulgadas en alguna revista de Diputaciones provinciales, ayuntamientos, corporaciones locales o de barrios lejanos, etc..., y además con nombre de premios del estilo XX Premio de la Asociación para la defensa integral de la Escuela del siglo XXII. Debe de tener varios títulos en su haber con prefijos que suene a los vocablos: socio, psico, super, farma, spi..., tecni, halidoso...; debate y libertad, pues sino todo chirriaría a (en realidad es lo que es) cambio total por ideas políticas. Es una forma de imponer algo, de manera que encaje de P. M. Y por último la palabra ámbitos académicos, y aquí se viene el octavo de caballería, la Universidad, palabra que debe salir al final para dar veracidad -o fe- de todo lo dicho anteriormente, una especie de notario de la educación y ya esta todo dicho. Se van todos a sus casas tan tranquilos, y se fuman unos puritos por la zona más chip de donde les salgan a todos los parroquianos que han debatido y acaban de copas ese día a cargo de la subvención del proyecto educativo y cantando a las cinco de la madrugada: "Viva la escuela con un ovario y dos cojones"; y l@s que puedan "pulen o repulen" algo más, sino cada mochuelo a su olivo y hasta la próxima.

Me explico para los que no lo entiendan:
     La enseñanza en la escuela es tan simple y de sentido común que necesitan los políticos -acólitos, cómplices, compinches, etc...,- debatirla en profundidad para poder enmarañarla complicándola en todos los aspectos y así entretener al personal.




Voy a poner un ejemplo:
     Un día normal dando una clase de matemáticas (asignatura instrumental para desarrollar otras formas del saber), no se si dando sería la palabra correcta. (Tratando de transferir...)
Imaginaros la clase dimensiones pequeñas aproximadamente (45 m2), las dos puertas en los extremos de la pared por donde se entra, la puerta de entrada esta cerca de la pizarra y lateral a la mesa del profesor, la clase tiene mesas de alumnos de dos en dos (3 filas y 5 columnas, al final un par de mesas más y unas sillas de palas pues suelen a veces entran más alumnos)
Creo recordar que estábamos intentando comprender y realizar ecuaciones de las más simples, en confianza los niños me dicen que ellos siempre prefieren seguir el libro (después contaré algo sobre esto), la mayoría de los alumnos prefieren un libro por su estructura y por la confianza que les da tenerlo todo en algún lugar (para las dudas esta el prof@).
Participan todos, primero lee uno de los niños y se hace una explicación sobre dudas en la pizarra, se explica de la forma más sencilla posible, que la hay siempre.
Después sale una voluntaria a la pizarra y haciendo preguntas a todos, unos levantan los brazos otros dicen "yo", vamos participando en hacer algún ejercicio.
Después se agrupan de 4 mesas en 4 mesas (solo hacen falta girar dos mesas) y entre 4 se ponen atrabajar la siguiente media hora de clase a su aire y voy mirando que tal les va el asunto, hay de todos algunos me piden permiso para no hacer nada pues tienen un problema (por ejemplo su perrita ha tenido crías y no ha podido dormir esa noche).

En esto se presenta La orientadora (compañera del centro) y nos sentamos al final de la clase en las mesas vacías y nos ponemos a hablar sobre diferentes problemas de algunos alumnos (discretamente, pues están al loro de todo), la información que me da me viene bien para hacer los grupos afines y que se ayuden en mi clase.
Me dice que si le importa que entren unos universitarios (de la Universidad) para ver mi clase, los niños se mueven, pues son seres vivos (normal), se piden cosas, trabajan, me preguntan duda, me llaman por mi nombre, el tono es bueno... Pero entra el "universitario", futuro socio, psico, super, farma, spi..., tecni, halidoso..., y me mira yo lo miré antes (OK corral) y no me puede engañar su cara: piensa vaya desmadre, esto es el caos, que falta de respeto y -en los más profundo de su cortex cerebral que diría Punset-, que desorden, aquí no hay disciplina.
No nota el "probe Uni", futuro teórico del asunto (no digo nada de la cara que tiene y puso), este idiota no sabe ni que fui oficial de I. de M. y más experiencias.
Después vio que los niños venían me preguntaban dudas y me ponían la mano en el hombro (normal pues yo estaba sentado), -no saben que cuando crezcan me sacaran dos cuartas- y les resolvía las dudas.
Al día siguiente saldrían a la pizarra (una forma de quitarles el miedo a la escuela, que lo hay) y les pondría una buena nota, que les vale para el resultado final.
Esto es más o menos una de las múltiples y sencillas formas de estar en el colegio durante una hora de clase. Puedo contar muchas formas diferentes y cosos, seguramente los niños (ya adultos) recuerden más que yo.
Cada alumno/a es un mundo diferente y tiene formas diferentes de estar y aceptar la escuela, pero la mayoría saben descubrir y localizar la empatía, algo que se tiene o no, pero que se puede aprender (si eres "buena gente"), sin eso lo demás no vale nada. A partir de ahí se puede construir todo lo que queramos, con respeto y honradez.

Lo anteriormente expuesto es lo que le faltan a nuestros políticos, que quieren cambiar en papeles la educación, hacen una ley (como si fuera la de la gravedad) y ¡alehop!, problema solucionado hasta que llegue el siguiente iluminado.
Y como decía mi abuela, ¿si ellos meten la mano en el saco que le queda a los demás? Sufrir y trabajar.
Refrán de la abuela: Los de arriba siempre estarán arriba y los de abajo abajo.
Chic@s otro día seguimos.

Nota: Me ha salido un poco largo, lo siento ha sido una hora de una mañana que jamás podré sentir de nuevo.


Gracias Paco por tu trabajo.

Comentarios

Entradas populares