Poesía cercana, Pablo Bujalance




Los secretos eléctricos del cielo


No hay nubes dijo el vigilante
únicamente un desierto azul a raudales
la lluvia es la medida exacta de tu vientre
donde tanto lloró el ángel su penitencia
por haber matado a aquel niño
y en la estricta música de las esferas
late un implacable corazón de medusa
tormenta decís es en vano
la única tempestad posible
es la que estalla en mis encías
ya la conozco
me dieron el parte
subido al precipicio de mi torre
imploro a los dioses
que me escuchen antes de que
las palabras no sirvan
el trueno ya se dispone a conquistar mi mano
sólo me queda accionar la máquina
la herida se implanta en el cuerpo
miradlo
está vivo


(Pablo Bujalance)
(Inédito)

Comentarios

Loreto Wallace Moreno ha dicho que…
Poesía, poesía necesaria más que el aire para respirar... Pablo Bujalance sabe utilizar las palabras y hacer que "estallen" en nuestros sentidos. Gracias Victor, nunca pensé que mi fotografía se vistiera con traje tan lujoso!
siroco-encuentrosyamistad ha dicho que…
De nada Loreto, la fotografía es tan impresionante como el poema, desde luego la imagen siempre es lo primero que se ve y luego la evocación del texto se impone, distinguir o discutir sobre si la palabra es más intensa o de mejor gala que la imagen es interesante ¡aunque creo que los dos son tan necesarios!

Entradas populares