Poesía cercana, Raquel Lanseros



 LANÇEROS

Qué habría sentido yo
hija de mil cañadas
heredera de albéitares y herreros
del sudor abatido de los hombres a pie
      que surcan en campaña cualquier tierra
      en el nombre de un dios de quien nada pretenden.
         
Siempre es así. La sangre frágil de los desposeídos
viene a saldar la deuda
         de la eterna codicia de unos pocos.
Sí, mis antepasados estuvieron en Flandes
aferrando los dedos a sus lanças de palo.
¿Para qué? ¿Para quién?

Cachorros extirpados de sus pueblos
por la pobreza seca
            siempre tan aliada
                     de las guerras ajenas.
Acechaban las aguas donde el cruel septentrión
castigaba sus huesos.
Ellos pierden la vida. Otros ganan el oro.
Qué habría sentido yo.

Comentarios

Entradas populares