Poesía cercana, Jeniffer Moore






Abecedario

Mi abecedario no combina la paz
con la acritud del plomo.
Se ha levantado más de cuatro noches
convertido en un tren que va sin frenos
por estaciones desoladas.
No es jardín farragoso de severas catedrales.
Su vocación de misil no fue probada en los océanos,
ni ha mojado su lengua
en el orgasmo de oro que a las ciudades nutre.

Mi abecedario es hijo espurio de los vientos
y de la piedra pulida en la marea,
llama iracunda, carbón consumido,
el rastro del amor en los panales.
Es lustrabotas en la universidad del orden
y es a la vez, el furtivo aguacero
que justifica el barro en tus zapatos.

Mi abecedario ¡válgame Dios! es una olla hirviendo
que abrasa tus manos si lo tocas
y morderá los verbos perdidos en tu frente.
Con abrojos pegados a los ijares, anda
en la aspereza del cardo y los potreros.
Es el relincho de un tarpán airoso
que se tragó las bridas
alzado sin bozal sobre sus patas.

Mi abecedario tiene en las pezuñas
la piel que le arrebata a las auroras
cuando la luna, en su tristeza de nieblas,
oculta avergonzada el rostro.
El se alborota y gime con desazón planetaria
y funda paraísos en regiones celestes.

Y mientras filas rompe en las cortes del ocio,
mi abecedario ríe
niño en la teta segura de su madre
buscando como el aire generoso y puro
la voz de la tierra, del fuego y de las aguas.

Jeniffer Moore
Miami, Florida. USA

Comentarios

Jeniffer Moore ha dicho que…
Muchas gracias, querido amigo, por la generosidad de incluirme en tu espacio literario tan cálido y acogedor. Muy interesante tu blog, felicitaciones!
Un fuerte abrazo.

Jeniffer Moore

Entradas populares