Poesía cercana , José Mª Moncada Polo

LA ESPERA

En sus ojos había demasiado otoño,
su sangre ya corría amansada.

Sentada esperaba en la arena
que el mar se secara.

No sintió mi presencia,
aunque quizá me oliera
como se percibe un recuerdo.

Su vano empeño no parecía hacerla desistir.

La dejé con sordo duelo,
porque me asustan las esperas largas.

Comentarios

Entradas populares