"en pocas palabras" Francisco Chica


EL CAIRO: UN UNIVERSO QUE SE REPRODUCE A SÍ MISMO

 

Francisco Chica


Cuando cae la tarde sobre El Cairo se produce el milagro de la luz eléctrica que alterna con el gas en las tiendas de Khan-el-Khalili. Efecto zodiacal en el cielo de las noches de invierno. La luz, modernidad fabricada como un diario milagro artesanal. Mezquitas con perfiles de neón.

 

¿Trece, catorce millones de habitantes? Miradas sin psicología, una vitalidad sin alma, sin contradicciones. Antecedentes en los ojos almendrados de las estatuas del impresionante Museo Nacional que visitamos a primeras horas de la mañana.

 

Los rostros de los soldados (ojos grandes, cabello rizado) que te observan desde las garitas blindadas de la Embajada Americana, ahora quietos sobre las tablas de pintura del Fayyum.

 

Ensoñación en el minarete bífido de la plaza de Al-Azhar.

 

Las fábricas de papiro muestran al turista el origen artesanal de la escritura, su oculta raíz vegetal. Del tronco de pirámide de la planta a la superficie tersa en la que estampar (¿percutir?) los signos: génesis cabalística y sagrada de todo escrito.  


 

(Diario de Kom-Ombo. Notas de viaje)

Comentarios

Entradas populares