María Dávila Guerra: "Después, el silencio" una exposición sugerente





Decía Clemenceau que “la vida es un espectáculo magnífico, pero tenemos malos asientos y no entendemos lo que estamos presenciando”, de ahí que asistir al espectáculo que supone contemplar los cuadros de María Dávila Guerra en el Centro Cultural Provincial de Málaga de C/ Ollerías hasta el 29 de marzo, supone darle una oportunidad de disfrutar de un buen asiento si nuestra imaginación se alza al vuelo de unas pinturas que nos provocan y nos ayudan a entender el concepto de libertad.

Los dibujos de María son atrevidos y sugerentes intentos de adentrarnos en nuestra propia mente para alcanzar imágenes que nuestros sentidos proponen de una forma incesante y cautivadora, dejarse arrastrar por el maremágnum de sensaciones que golpean nuestra pupilas provoca un aturdimiento que pronto se transforma en armonía y serenidad. La habilidad y la destreza de María Dávila Guerra consiste en hacernos ver aquello que las imágenes nos sugieren con la transparencia que las luces y las sombras son capaces de producir de la mano de una maestra, así se  derraman en cortinas de agua, en reflejos de árboles sobre el agua de una lago, en redes neuronales o en simples manchas armónicas. La influencia de Hooper, Rhotko o Monet entre otras muchas sobrevuela para asombrarnos y despertar nuestras inquietas y curiosas mentes.

Realmente un paisaje delicioso, un paseo por 14 lienzos que nos hará vibrar y sentir cosas que no nos imaginábamos imaginar. Mi enhorabuena a María Dávila y a todos sus profesores por regalarnos ésta muestra que nos avala la idea de que en España nunca faltará el arte siempre que sea cuidado y promovido como es éste el caso.




Comentarios

Entradas populares