Séptimo aforismo sobre Ciencia de Wagensberg


"la gran ciencia es el producto de una insatisfacción estética"

¿Qué cualidad del científico creador tiende a se decisiva a la hora de elaborar una gran teoría de la naturaleza? Ciertas dotes parecen tradicionalmente relevantes: la capacidad para observar, la habilidad para experimentar, la intuición penetrante, el poder de abstracción y de síntesis, la imaginación, la inteligencia...

Sin embargo los constructores de grandes teorías fundamentales como Maxwell, Newton o Einstein más bien tienen otra cosa en común: un especial sentido de la simetría de la realidad. Las grandes leyes de la realidad no pueden depender de quien mire esa realidad y de cómo lo haga. La gran ciencia no puede depender del observador. En el espacio y en el tiempo no hay lugares, ni momentos ni direcciones de particular privilegio. El secreto del cambio está en la parte del cambio que no cambia. Y para alcanzar esta esencia, con frecuencia hay que pasar por encima de las apariencias, de la observación, de la experimentación y, sobre todo, de esa intuición que se alimenta de la vida de cada día.

Lo que se repite en el espacio es la armonía, lo que se repite en el tiempo es el ritmo y cuando algo falla en la armonía y el ritmo del cosmos, surge una insatisfacción que afecta a la sensibilidad estética de los grandes pensadores.

Comentarios

Entradas populares