Sobre el acto de escribir





El acto de escribir, siempre está asociado al acto de vivir, las pausas y el tiempo definen la calidad de un escritor. No es tanto la cantidad sino el continuo deseo de perfeccionarse y adentrarse en la realidad de una forma lenta y a la vez entusiasmada por entender los fenómenos que nuestros sentidos captan y los que no son captados por ellos pero flotan en las sombras de todo lo que nos rodea. Coincido con Valente en afirmar que escribir más que hacer es ser.

Perder las palabras puede ser solo un acto temporal, perder las palabras en un momento determinado es como perder las llaves del entendimiento porque las palabras encajan en la cerradura de nuestra mente a la vez que son el interruptor que nos conecta con la luz de los demás, pero perder las palabras temporalmente no es igual que no saber ya de forma definitiva como acceder a nuestro interior o creer que el interruptor de la luz ha desaparecido ya para siempre. Las palabras siempre pueden ser rescatadas con el esfuerzo y la valentía humana. Siempre podemos pausar nuestros actos y entender que todo es una armonía que se nos ofrece con solo una chispa de serenidad.

Ahora caigo que comencé a escribir con la intención de copiar y pegar unas palabras de Valente sobre el acto de escribir y no encuentro el archivo, seguramente lo dejaría en otra parte de mi ordenador, con ello descubro mi forma de ver el acto de escribir que es como el de vivir, un ser y un hacer, un dejar que fluya la vida a la vez que corresponderle a ella con el respirar tranquilo y sosegado de quien se muestra agradecido a ella.

Buen fin de semana.


Comentarios

Entradas populares