Danza se hizo visible en Capitel



La tarde del miércoles 27 de febrero en Villafuerte 26 con la presencia de Antonio Luis Gil, guitarrista y compositor del grupo Danza Invisible son esas que no se olvidan, tanto para los presentes que eramos adolescentes cuando la movida de los 80 como para los de antes y de después, la tarde con Antonio fue inolvidable porque Antonio llenó de magia el espacio del estudio de Paco Selva.

Oir y sentir la voz de Antonio Luis Gil es adentrarse en un flujo cálido de intimidad y alegría, una invitación a un ritmo acompasado y amigable,  la sencillez y cercanía de su personalidad nos conquistó a todos desde el principio hasta el final. 

Antonio nos relató sus comienzos, los primeros ensayos, los primeros viajes a Madrid, sus actuaciones que dejaban con la boca abierta a la gente de Madrid, "no eramos tan buenos es que los demás la verdad es que eran malos, pero malos" nos dice con sinceridad. Era la movida, "quisimos cantar en español, en nuestro idioma, queríamos ser nosotros mismos" y ¡vaya que si lo fueron! los Danza Invisible tenían un sello propio, una calidad por encima de casi todos los grupos, sus influencias eran muy diversas, desde Simple Minds o Van Morrison a Bob Marley, lo mismo tocaban baladas que sones caribeños o reggae, ¡eran los Danza! distintos y siempre excelentes en directo. 

Y también Antonio nos habló de su forma actual de ver la música, Antonio siempre trabajando de forma incansable en su pasión está adaptado plenamente a las nuevas herramientas informáticas de la creación musical: "todo los tienes a mano" nos dice, pero tiene la capacidad de pausar , de parar de vez en cuando para no dejarse llevar por tanta tecnología: "no es la vista la que manda es el oído, a veces me dejo llevar por buscar la perfección con la vista de lo digital, pero me paro y digo: ¡no, es el oído, el oído!".

No se puede trasladar fácilmente a palabras aquello que sentimos en nuestros oídos y en nuestros corazones cuando sonó el solo de guitarra acústica de "Alicia", una canción que brotó de Antonio dedicado a su hija y que nos hizo casi entrar en trance por su delicada musicalidad, después sonaron los éxitos: "Sabor de amor", "Agua sin sueño" "Al otro lado de la carretera" y tantos otras, también tuvimos la oportunidad de deleitarnos con las canciones del año pasado 2012 donde notamos los cambios que siguen haciendo de Danza algo siempre en evolución, las canciones llenas de ritmo y poesía de antaño y las actuales se hicieron dueñas de nuestros cuerpos que bailaron al ritmo de la música.

Gracias Antonio por haberte hecho visible con Danza y compartirlo con nosotros. Nos vemos pronto.






Comentarios

Antonio J. Quesada ha dicho que…
Basta leer tu descripción, ver las imágenes y atender a los títulos musicales para saber que... debió ser inolvidable. ¡Qué suerte, vivir momentos así! Y yo entre clases y tutorías...
un abrazo fuerte!
Antonio

Entradas populares