"Donde no habite el miedo" Un poemario valiente




Cuando un libro está escrito desde la valentía y la esperanza, cuando la calidad de una editorial como Litoral de Málaga, unas ilustraciones tan exquisitas como las de María Novo y unas letras escritas con la técnica y el corazón a dúo de dos seres que almacenan inteligencia, experiencia y ternura como son María Novo y Federico Mayor Zaragoza,solo puede dar un producto que se degusta lentamente, un libro lleno de ilusión y rabia, escrito desde la latitud del dolor, marcando un viaje hacia los sueños, dibujando un territorio de esperanzas.

Son los nombres que han elegido los autores para definir las tres partes en las que se divide la obra:
La latitud del dolor, un viaje hacia los sueños y territorio de esperanzas.

Tres partes de un todo: dolor, ilusión y esperanza, una tríada que nos aleja del miedo; sin miedo somos capaces de analizar, de reaccionar, de pensar y buscar las soluciones más adecuadas que nos salven del letargo en el que sin darnos cuenta la humanidad se encuentra. Insensibles ante el dolor ajeno, sin querer darnos cuenta de los sufrimientos de los pueblos y las gentes que mueren de inanición o están sometidas a la intransigencia de unos poderes que en vez de servir al pueblo se dedican a sojuzgarlo, éstos poemas y éstos textos nos enseñan, como dice Mayor Zaragoza a darnos sentido aprovechable al proverbio antiguo "la medida de amar es amar sin medida" y como nos enseña sabiamente en su prólogo:

"Necesitamos practicar una mirada distinta hacia el mañana, ejercer de forma contundente la resistencia. La sumisión radica en el miedo, en la aceptación de fatalismo, de lo inexorable... Y surge el dogma en lugar de la opción deliberada. Todo saber es compromiso, y hoy sabemos ya cómo participar, como hacer una distribución equitativa de los beneficios del desarrollo... Eso nos compromete a ser actores y ya no por más tiempo espectadores, a poner en práctica los ideales democráticos, a construir baluartes de paz en nuestras mentes. Tenemos delante un reto mundial: luchar contra la codicia insaciable, volver a situar a la vida en el centro de nuestras sociedades, en ese lugar que hoy ocupa el mercado, el gran usurpador"

Dentro de las decenas de poemas del libro he escogido los dos siguientes para mostraros la calidad poética de los autores:



"Volver y volver
a las playas
donde tantas palabras
repetí 
al atardecer
por si quedan
huellas,
por si las olas
no han borrado
del todo
lo que escribí
urgido
por el sol poniente
antes de que la luz
se aleje de mi entorno
y de mi mente,
antes de que la noche
inexorable
ocupe todos los espacios,
El tiempo justo
para reposar
y reemprender airosamente
los caminos
del misterio de vivir
y regresar, de cuando en cuando,
a las costas
donde hemos estado
en contacto
con las olas, 
con el aire,
junto al mar
que guarda
nuestros días pasados
en su inmenso seno
unido, por la luz,
al firmamento."



"Entrégate,
que el viento no disfrace
ese rítmico acento con que cantas.


Rompe, 
rompe el fusil, el miedo y la cadena,
y estrena con la paz de la primavera.


Abrázate,
que la desesperanza inútil no te asedie,
solas las manos, lejanos los oídos.


Ven,
Ven al encuentro, al amor y a la mañana.
No existe el hombre solo y sin sonidos"


En definitiva un libro que nos despierta los sentidos y el raciocionio, que es algo terapeútico y que nos alivia y nos alerta sobre, como siempre nos dice D. Federico Mayor Zaragoza, el futuro es el por-venir, y no está escrito sino que siempre está en nuestras manos definir nuestro propio destino.

Buen libro.


Comentarios

Entradas populares