El Universo Pessoa fue mi salvador






Esta mañana mientras leía “secundarios de lujo” un interesante libro de relatos cortos de mi amigo Juan Manuel Velázquez en el autobús que me llevaba al trabajo como todos los días, tuve un ataque de tos que sembró de de toses secas el aire, aún de luz nocturna, que llenaba el espacio casi repleto de gente aún somnolienta, gente que se desperezaba con el ruido incesante de mis indómitas toses. Busqué afanosamente un caramelo que me aliviara y gracias a él conseguí que cesara el inesperado ataque, aunque de pronto, de forma repentina se acumuló mucosidad en mi nariz, un líquido que comenzó a deslizar sin remedio y que amenazaba  gotear a la vista de mis vecinos de asiento. No llevaba klinex, pensé, sin pañuelo como voy a parar éste torrente, me dije, de pronto recordé que llevaba una hoja de periódico sobre los documentos inéditos de Pessoa, el universo Pessoa, el libro del desasosiego siempre completándose. Sin miramientos abrí la hoja que se encontraba entre las páginas del libro y sorbí con desenfreno todo ese universo de mocos que se había creado de la nada en tan poco tiempo. Quedé aliviado y sereno. Al llegar a mi oficina una compañera me alertó que tenía toda la zona de la nariz negra como el tizón, pedí un espejo de mano y contemplé la materia oscura de Pessoa de ese universo que quedó en la papelera del autobús y que me salvó de convertirme en puro río de mocos.

Comentarios

Entradas populares