Margaret Thatcher: nos encantaba odiarla por Ian McEwan



Me sorprende el artículo publicado en el periódico El Pais del domigo 14 de abril sobre Margaret Thatcher, el escritor inglés afirma:

Resulta curioso pensar que, durante la época de Thatcher, la novela británica gozó de un renacimiento relativamente importante. No es habitual que un Gobierno pueda presumir de haber fomentado las artes, pero Thatcher, que siempre tuvo una actitud impaciente ante la reflexión detallada sobre la vida, llevó a los autores a nuevos terrenos. La novela prospera en condiciones adversas, y la sensación general de desolación ante le nuevo mundo que ella nos mostraba arrastró a muchos escritores a la oposición. Con frecuencia, a una postura de oposición en sentido amplio, más moral que política. Su influencia obligó a examinar con más intensidad las prioridades, una reflexión que, en ocasiones, se manifestó  en diversas distopías.

En cualquier caso nos fascinaba…

El funeral de Estado volverá a poner en práctica nuestras extravagantes obsesiones. Los partidarios y los detractores de Margaret Thatcher nunca se pondrán de acuerdo sobre el valor de su legado, pero al pensar en su importancia, el poder hipnótico que tuvo sobre nosotros, no tiene más remedio que coincidir.”




Realmente asombrosas palabras de Ian McEwan sobre una mujer que fue llamada la dama de hierro, una mujer que evidentemente marcó la época capitalista más dura y atroz, aquellos años 80 dictaminaron una forma de capitalismo que después de la caída del muro supuso la barbarie que sufre occidente. Una mujer que concentró los comentarios de sus detractores sobre su falta de feminidad pero que hipnotizó y fascinó a los intelectuales y unió en su contra a los intelectuales. Siempre habrá un antes y después de ella.

Comentarios

Entradas populares