Libros inmortales. Instrumentos esenciales-Hipócrates



LIBROS INMORTALES. INSTRUMENTOS ESENCIALES (1)

HIPÓCRATES

Tratados Hipocráticos. Hipócrates de Cos.460-380 a.C.

Al llamado “Padre de la Medicina” le podemos reconocer tres importantes aportaciones:

El racionalismo, la observación cuidadosa y la necesidad de unas normas éticas.

Hipócrates defendió el concepto de enfermedad como consecuencia de un desequilibrio entre los humores del cuerpo, teoría que desarrollaría más tarde Galeno y que dominaría hasta la Ilustración. En el campo de la ética médica se le atribuye el célebre “juramento hipocrático” que compromete a quien lo pronuncia a “entrar en las casas con el único fin de cuidar y curar a los enfermos” y a “mantener el secreto”.


JURAMENTO HIPOCRÁTICO

Juro por Apolo, médico, por EsculapioHigía y Panacea y pongo por testigos a todos los dioses y diosas, de que he de observar el siguiente juramento, que me obligo a cumplir en cuanto ofrezco, poniendo en tal empeño todas mis fuerzas y mi inteligencia.

Tributaré a mi maestro de Medicina el mismo respeto que a los autores de mis días, partiré con ellos mi fortuna y los socorreré si lo necesitaren; trataré a sus hijos como a mis hermanos y si quieren aprender la ciencia, se la enseñaré desinteresadamente y sin ningún género de recompensa.

Instruiré con preceptos, lecciones orales y demás modos de enseñanza a mis hijos, a los de mi maestro y a los discípulos que se me unan bajo el convenio y juramento que determine la ley médica, y a nadie más.

Estableceré el régimen de los enfermos de la manera que les sea más provechosa según mis facultades y a mi entender, evitando todo mal y toda injusticia. No accederé a pretensiones que busquen la administración de venenos, ni sugeriré a nadie cosa semejante; me abstendré de aplicar a las mujeres pesarios abortivos.

Pasaré mi vida y ejerceré mi profesión con inocencia y pureza. No ejecutaré la talla, dejando tal operación a los que se dedican a practicarla.

En cualquier casa donde entre, no llevaré otro objetivo que el bien de los enfermos; me libraré de cometer voluntariamente faltas injuriosas o acciones corruptoras y evitaré sobre todo la seducción de mujeres u hombres, libres o esclavos.

Guardaré secreto sobre lo que oiga y vea en la sociedad por razón de mi ejercicio y que no sea indispensable divulgar, sea o no del dominio de mi profesión, considerando como un deber el ser discreto en tales casos.

Si observo con fidelidad este juramento, séame concedido gozar felizmente mi vida y mi profesión, honrado siempre entre los hombres; si lo quebranto y soy perjuro, caiga sobre mí la suerte contraria.



El legado de Hipócrates es una colección de 53 tratados contenidos en 72 libros que recibe la denominación general de Corpus hippocraticum (C.H.) o Tratados hipocráticos.



La Biblioteca de Alejandría tuvo un papel fundamental en la preservación de estos tratados y Galeno (130-200 d.C.) que ejercía gran influencia en la capital imperial, Roma, tuvo un papel preponderante a la hora de difundir los textos.


El Corpus hippocraticum constituye pues un reto y un océano para estudiosos y helenistas que desde antiguo se han sumergido en él. 

(Tomado de la Exposición de la MUNCYT)

Comentarios

Entradas populares