Libros inmortales.Instrumentos esenciales-Euclides

EUCLIDES. Comienza la historia de la geometría

Los Elementos de Euclides se considera el libro científico más traducido y divulgado. Se conservan manuscritos griegos, latinos, árabes, chinos…y ediciones en inglés, francés, italiano, alemán, danés, ruso…Es el texto que más veces se ha editado después de la Biblia y el libro de texto más influyente de todos los tiempos. Galileo, Descartes, Newton o Einstein se examinaron de los Elementos.


Los Elementos se compone de un conjunto de trece libros que repasan los tópicos fundamentales de la geometría plana (los cuatro primeros), la teoría de la proporción (libros quinto y sexto), la aritmética (del séptimo al décimo) y al geometría del espacio (del undécimo al decimotercero). La estructura de la argumentación se organiza a partir del enunciado de un pequeño número de definiciones, de postulados (palabra de la tradición latina que se refiere a las proposiciones que se pide o se solicita sean admitidas por el lector), y un pequeño número de reglas (nociones comunes, según las denominó el autor) que permiten manipular las proposiciones que remiten a figuras y a números.



Lo que consigue Euclides es sintetizar en cinco postulados todas las propiedades de las figuras contenidas en un plano, la llamada geometría plana o euclidiana. Es de destacar en el libro décimo el análisis de las magnitudes irracionales.
La figura de Euclides al que se denomina “de Alejandría” nacida aproximadamente en el 300 a.C. y situado entre las épocas de los discípulos de Platón y de Arquímedes, se asocia con la Biblioteca y con la ciudad de Alejandría, y es un personaje oscuro, como tantos de aquella época, para conocer mejor la naturaleza de esta neblina sobre Euclides, leamos a George Sarton (1884-1956), el fundador de la historia de la ciencia como disciplina:

Todos conocemos su nombre y su obra principal Elementos, pero sabemos muy poco sobre él. Lo poco que sabemos-y es muy poco-lo deducimos y fue publicado después de su muerte. Esta clase de ignorancia no es excepcional sino frecuente. La humanidad recuerda a los déspotas y a los tiranos, a los políticos de éxito (o a algunos al menos), pero olvida a los grandes benefactores. ¿Qué sabemos sobre Homero, Tales, Pitágoras, Demócrito…? Más aún, ¿qué sabemos sobre los arquitectos de las catedrales antiguas o sobre Shakespeare? Los grandes hombres son desconocidos, incluso aunque hayamos recibido sus obras y disfrutado de sus abundantes bendiciones


(Tomado del catálogo de la exposición del MUNCYT)

Comentarios

Entradas populares