Libros inmortales, Arquímedes, sobre los cuerpos flotantes.


ARQUIMEDES DE SIRACUSA. Sobre los cuerpos flotantes (287-212 a.C.)


Se conocen pocos detalles que sean fidedignos de la vida del renombrado matemático e ingeniero de la antigua Grecia. Es paradójico por los excesos d referencias y datos sobre él. Sabemos que visitó Alejandría estudiando con los sucesores de Euclides, pero la mayor parte de su vida transcurrió en la ciudad-estado de Siracusa, en la isla de Sicilia.




A Arquímedes se le atribuyen diversos ingenios mecánicos como el llamado tornillo sin fin, la polea compuesta o el espejo ustorio. Sobre los trabajos matemáticos destacan los relacionados con el análisis de los problemas hidrostáticos como Sobre los cuerpos flotantes, que contiene en su proposición séptima el celebérrimo Principio que vinculamos a su nombre.
Se dice que las figuras de la esfera y el cilindro fueron grabadas en su tumba.

Destacamos lo que escribió Plutarco sobre Arquímedes en sus Vidas paralelas:

Arquímedes poseía un espíritu tan alto, un alma tan profunda y tal riqueza de teoría científica que aunque sus inventos le habían dado renombre y fama de sagacidad sobrehumana, él no consentía dejar tras él ningún tratado sobre este tema, pero considerando el trabajo del ingeniero y toda arte dirigida a las actividades de la vida como innoble y vulgar, dedicó sus más altos esfuerzos solo a aquellos estudios cuya sutileza y encanto no están afectados por los requerimientos de la necesidad. Estos estudios-pensaba-no pueden ser comparados con ningún otro; en ellos, el objeto del estudio compite con la demostración, el primero suministrando grandeza y belleza, y la última precisión y profundo poder. Por ello no es posible encontrar en la geometría cuestiones más profundas y difíciles tratadas en términos más puros y simples. Algunos atribuyen este éxito a sus dotes culturales; otros lo creen debido a que todo lo que él hacía era tan elaborado que parecía haber sido realizado sin esfuerzo y con facilidad. Pues nadie podría por sus propios esfuerzos descubrir la demostración y sin embargo tan pronto como se aprende de él, se cree que uno podría haberla descubierto por sí mismo, tan nuevo y rápido es el camino que nos conduce hacia la deseada conclusión.”

Lo cierto es que mientras en el caso de Euclides la fama de su obra superó a la del autor, en el caso de Arquímedes la luminaria de su fama de mago mecánico casi ocultó la validez de su obra como matemático.

De Arquímedes conocemos un hecho cierto: murió durante la conquista y saqueo de Siracusa por los romanos en el año 212 antes de nuestra Era
.
Inolvidable sus palabras en las que formuló el famoso Principio de Arquímedes:

“Los sólidos más pesados que el fluido, que son arrojados a él, se sumergirán tanto como puedan, y serán más ligeros en el fluido en función del peso de la porción de fluido que tiene el mismo volumen que el sólido”

(Tomado de la publicación del MUNCYT)


Comentarios

Entradas populares