Miguel Fernández, Credo de libertad



Miguel Fernández (Melilla 1931-1993) publica en 1958 lo que supone todo un acontecimiento en el mundo de la poesía, lleno de cantos a la libertad, éste poeta que fue Premio Nacional de Literatura en 1977 nos brinda la oportunidad de disfrutar con una poética de construcción exquisita, donde las emociones conquistan el territorio de la palabra para dotarla de las vibraciones de una visión única, de un estilo propio. Perteneciente para los que algunos llaman la generación de "los niños de la guerra" la temática de sus poemas tiene un marcado acento religioso y ahonda sobre la existencia humana desde tal óptica.

Miguel Fernández de formación autodidacta constituiría una referencia para los poetas españoles, sobre todo los de Melilla y del Sur de España, destacando además de su labor como poeta, como  impulsor de la cultura.

Este libro fue reeditado en la colección Rusadir en 1979 y he tenido la ocasión de leerlo al hallarlo en una de las Bibliotecas Públicas Municipales de Málaga, concretamente en la Emilio Prados del Barrio de El Palo.

Tras la lectura y comentando los poemas con mi amigo melillense José Luis Ortiz, descubro que he sido compañero de Colegio Mayor de su hijo Mariano Fernández Bartolomé, de lo cual me siento orgulloso.

Os dejo con su "Historia de un insecto", espero que os guste:

HISTORIA DE UN INSECTO


Un bello insecto, para apretarlo entre las hojas de
                Un libro,
levanta la tela de sus alas
como una despedida a estos minutos de Junio.
Quién dirá que viene de un extraño planeta
a buscar unos finos estambres para dormirse.
Ha nacido esta mañana,
ha procreado a la tarde
y va a morir esta noche.

Quién dirá que el insecto no conoce el tiempo
ni sigue a una ley que no sea la primavera
ni tiene mayor ascendencia que un reino de colores.

Este bello insecto que viene de un extraño país,
tiene un mundo en cada lado de sus ojos poliédricos,
un asombro a compartir entre cada minuto de su vida
                               en un día
y su fugaz presencia cumple un extraño rito
que los hombres pretenden olvidar cunado inclinan su
                               cuerpo hacia la muerte.

Se parece a un grano de centeno
que nunca ha de germinar en la tierra
sino en la lenta humedad de la atmósfera.

Bello como un cristal desmenuzado,
el insecto cumple su pequeño destino secreto.
No preguntad qué ley empuja su conciencia
para girar irremisiblemente en su vértigo cruel por la
lámpara,
porque girando en torno a la luz,
ha caído cegado para siempre.

     

Comentarios

Magritte ha dicho que…
Gracias por acordarte de la biblioteca Emilio Prados y de tu amigo bibliotecario. Y sobre todo gracias por recordar la figura de este estupendo poeta, cuya fuerza no se extingue.

Entradas populares