POR TIERRAS DE ESCOCIA (II) VIAJANDO POR LAS HIGHLANDS, LAS TIERRAS ALTAS



Viajando por las Highlands, las tierras altas

Atravesamos los bosques de las Highlands por Glen Coe y parece como si viajáramos por una alfombra gris que se nos plantara en medio del corazón verde. Los helechos con su brillo especial parecen inclinarse como saludando a nuestro paso y las inmensas masas arbóreas de pinos me traen recuerdos de la Navidad en éste agosto brumoso en las tierras altas de Escocia. Las motañas aparecen súbitamente, de improviso, inmensas y colosales como regadas por finas lágrimas de agua en la increíble superficie que es un inmenso manto verde. Finos capilares de agua serpenteante que discurren por las verdes mejillas de ésta tierra tan bella hasta encontrar su destino en el río que desliza ante nuestro asombro. A cada instante recreo los paisajes de Escocia en mi memoria por donde discurre la sangre de los ríos y la montaña, es la herencia de la música del viento que me eleva y me calma más allá de lo imaginable. Las raíces profundizan en el tiempo serpenteando como la propia ruta hasta lo más profundo de mi ser donde la soledad enaltece un aire limpio y fresco lleno de pureza de vida.

Las tierras altas están ausentes de sol, la niebla y la fina lluvia dominan una tierra de sorprendente naturaleza, una naturaleza que aviva el fuego del corazón solitario. En las tierras altas de Escocia el encuentro con la tierra es el imán que atrae los espíritus milenarios que el aire transporta entre la bruma del tiempo.

Comentarios

Entradas populares