William Blake, el creador de un universo visual


WILLIAM BLAKE, CREADOR DE UN UNIVERSO VISUAL, DE UNA UNICIDAD CÓSMICA



La catalogación del poeta inglés William Blake (1757-1827) dentro de la literatura no es fácil, catalogarlo como “prerromántico” es solo aludir a una situación temporal y no a su forma expresiva. Visionario, místico y rebelde, Blake revisó la historia de la leyes morales que encadenan al hombre y reconoce las fuerzas del mal como necesarias en la integración de un universo propio donde Blake crea una cosmogonía en la que el equilibrio de los contrarios constituye una unicidad cósmica.




Así afirma: “Quién se encadena una alegría/Destruye la vida alada/Más quien besa cuando ésta vuela/Vive el amanecer de la eternidad”


Si bien Blake ve al hombre en su proyección de eternidad, la experiencia de éste en el mundo caído lo va dividiendo en formas que él llama espectrales. Son atributos productos de un desdoblamiento que llama emanación.




Tuve la ocasión hace unos años de disfrutar de una exposición de su obra en Caixaforum de Madrid, el poeta ilustra su universo donde revisa a Dante, Milton y la Biblia. Posteriormente leí y publiqué un breve comentario a la visión que me produjeron sus visiones, lo titulé “la cosmogonía de William Blake”, lo leí una madrugada de verano en la casa de mi amigo José Luis Pérez Fuillerat en el recital de poesía “un plato por un poema” aquí en Málaga.




Ahora termino de leer la Antología bilingüe publicada por Alianza editorial con la portada de Newton dibujada por el poeta. Tras la lectura reconozco en el británico la fuerza y la valentía de la imaginación, quedo “prendado” a sus palabras y la capacidad de ensoñación que crea una crítica radical a todas las creencias de su tiempo. Precursor de los pensadores que constituyen el acervo cultural de occidente actual como Jung y con la fuerza de la comprensión de fenómenos necesarios como las grandes revoluciones de su tiempo: la americana y la francesa , tan necesarios como los grandes acontecimientos geológicos o cósmicos.

La originalidad y fascinación del sistema de Blake está justamente en su capacidad de incorporar y articular con la totalidad cada manifestación vital.



Con Blake, Hombre y Naturaleza dejan de oponerse. Desaparecen los paraísos y los infiernos dualistas y todo entra en una dinámica en que bien y mal son relativos.



Comentarios

Entradas populares