Relatos de una luna muerta, notas de una relectura




RELATOS DE UNA LUNA MUERTA de Antonio Espinosa Úbeda


Un titulo inquietante pero una posible realidad, puede estar muerta o no, cuando la vemos, vemos la luna de hace un segundo, no de ahora mismo. Puede no verse y estar como en las noches de luna nueva. La luna y su lado oculto, la parte que no se ve, me viene a la mente la canción de Pink Floyd, the dark side of the moon, el lado oculto de la luna.

Aunque no es concebible la noche sin luna, ni el día sin la noche, ya que todo es una totalidad , una vida, el no ver la luna o verla en sus diferentes fases sobre todo cuando está llena, parece manejar como hilos invisibles.

Relatos de una luna muerta, son relatos de un pasado desde el presente, pero dado que el pasado no es más que la dimensión del presente, como decía Faulkner, es un encuentro del pasado y el presente.
Relatos llenos de poesía y experiencia.

Están llenos de inteligencia y humor, por lo tanto de sorpresas y complicidades para un lector al que se le seduce con la mirada tierna pero a la vez dura del que ha gozado y sufrido de un pasado nunca fácil, pero vivido y sentido apasionadamente.

Antonio es un rebelde y un seductor, nos seduce siempre con su felina mirada y su habla pausada, con sus reflexiones, con la rebeldía de sus preguntas y con las respuestas sin pregunta. Observador experto, no solo busca las diferencias, sino también las similitudes encontrando así el entendimiento,
Como el título de ese hermoso libro de aforismos sobre la vida del físico catalán Jorge Wagensberg.Si la naturaleza es la respuesta ¿cual sería la pregunta?

Trabador empedernido, científico consumado y reconocido, es un amante del teatro del cual fue un buen actor con Martín Recuerda, el que fuera dos veces Premio Nacional de Teatro y con el que trabajó allá por los años sesenta, sino me equivoco.

Padre de muchos hijos, los naturales, un buen puñado y alumnos de la Facultad así como de su Centro de Investigación, los colegiales del Colegio Mayor de san Jerónimo.

Tenía 16 y 17 años cuando estuve en el CM él estaba recién llegado como Director, con unos treinta y cinco años. Después de tanto tiempo, es tan joven que ahora es mi hermano, mi hermano literario.
Es a la vez que seductor, fingidor consumado como buen actor y poeta , poeta que finge el dolor, que finge tan verdaderamente, que finge hasta el dolor que realmente siente, como decía Pessoa.

Los veinticinco relatos se leen seguidos o de forma aleatoria, de día o de noche, a cualquier hora del día, pues aunque amante de la noche y del jazz, también lo es en el
mismo sentido del amanecer, de las levantadas como él lo llama, como del paseo a la luz del día.
Amante del mar, pero también del mar de olivos. Siempre jugando, siempre jugando, porque es como un niño grande que no para de jugar.

25 relatos con el hilo conductor que a todos nos une, la vida y su experiencia, los temores, los amores, los olvidos y los encuentros, escrito con estilo propio, con toques borgianos, pero más sencillos, más cercanos, lo que hace que nos sintamos maravillados con algunas de las sorpresas mágicas de los relatos.

Un maniquí que tiene vida, o gatos que hablan, los juegos de espejos, de súbitas e inesperadas apariciones ,Casualidades que parecen contener una causa.



“A la búsqueda de los sueños perdidos, no fiarse de las apariencias, pregunta y rebélate con la rebeldía serena de la noche de las estrellas, busca en los gatos de los cuentos lo que no hallas en el ser humano, para no quedar en el barro del tiempo, en el fango de tus dudas. Observa los cambios para entender lo inmutable que nos une, no te reafirmes en las certitudes sino en tus dudas reveladoras, mantente alerta para que en la cúspide de tu conocimiento, no saltes al vacío sin un vuelo seguro, recuerda que la luz de tus ojos será así como los de una gacela leonada mirando al frente. Juega con las máscaras de la vida para ser feliz sin dañar, aplica la lógica natural de los sentimientos, que son la sombra de los sentidos, no dialogues tan solo contigo, porque amar es vivir la eterna capacidad de enamorar y ser enamorado, busca el sentido de la vida sin temor a sentirte cobarde y para ello, da más y recibirás más. Sigue siempre tu intuición, se siempre auténtico y aprecia la singularidad y ante todo y sibre todo, no te dejes embaucar nunca por la cara del que sabe”


SUEÑOS Y POEMAS

                                                            Dedicado a Antonio Espinosa Úbeda
Allí duermen
Los poemas olvidados
En la sombra del olvido 

Allí duermen
A la espera del rescate
De la luz bien tejida

Allí sueñan
En el olvido
Que solo son sueños
De lo que fueron un día
Y sueños que a un poeta
Alumbraban cada día.

(Víctor M. Pérez Benítez, Málaga a 18 de marzo de 2015)

Comentarios

Entradas populares