Miradas prendida, aprendizaje a dos voces, un ejercicio de escritura

Miradas prendidas, aprendizaje a dos voces

Un momento en la sombra, una ráfaga negra que enaltezca tu presencia. Un grito sordo que me despierta, una palabra que sobra, un gesto que falta, miradas calientes, tacto frío
.
A la mañana siguiente aún las sábanas temblaban por la ausencia y solo la templada esperanza de rozarla le sugirió levantarse. La luz celeste de la madrugada inundaba la habitación y corrió las cortinas. Ese ambiente, esa atmósfera le recordaba a las noches, largas noches, que pasaba junto a ella hasta el amanecer.


Cabalgó toda la mañana como un centauro en el desierto urbano, tentado por la luz solar, suspendido en la sombra de su recuerdo. El miedo es una pátina amarilla de la que se deshacía al llegar la noche, como el que se quita una capa al llegar a casa mientras la lluvia golpea el suelo.

(Raúl Bravo- Víctor Pérez)

Comentarios

Entradas populares