Jesús Baena, IV Premio Poesía Cero El Pimpi 2015




Cobijamos los ojos en las manos y los soltamos por si volaran, por si fueran parpadeos instantáneos en los dedos cuando volvieran a sus cuencas. Y sí, las cuatro estaciones retumban en todas las almas, las que nacen y las que mueren. Es un enjambre el corazón latente: lanzan movimientos, las arterias el tercero y las venas el primero; el segundo es un uniforme discontinuo, impredecible, el que recibe uno y lanza el otro como si así fuera el órgano el perfecto equilibrio vital.


(Del Prefacio de “Divina Tragedia” obra inédita de Jesús Baena Criado IV Premio de Poesía Cero de El Pimpi 2015)

Comentarios

Entradas populares