Ensalza a los que alzaron de Antonio Romero Márquez

ENSALZA A LOS QUE ALZARON


                                 Ensalza a los que alzaron sus casas junto al río
                                 Y para atravesarlo construyeron un puente
                                 Y en sus aguas pescaron en invierno y estío
                                 Y con presas y diques domaron su corriente.

                                 Alaba a los audaces que cruzaron los mares,
                                 E incluso a los que nunca se alejaron del puerto;
                                 Admira a los que alzaron sus míseros aduares
                                 En torno de un aljibe en medio del desierto.

                                 No te olvides de aquellos que en abruptas laderas,
                                 Entre hielos y riscos alzaron sus poblados,
                                 Ni a quienes en estío, en las vastas praderas
                                 Vieron mecerse al viento los trigales dorados.   

                                 Gloria a los precursores que fueron perseguidos
                                 Como viles culpables de absurdas herejías,
                                 Ellos, como las águilas que abandonan sus nidos,
                                 Emprendieron su vuelo hacia las lejanías.

                                 Aunque nunca nos pidan ni aplauso ni alabanza,
                                 Bendice a quien en horas de largo desconsuelo,
                                 Abrió en tu corazón una luz de esperanza
                                 Y luego te alentó cuando emprendiste el vuelo.

                                 Alaba al generoso que le ofreció su mano
                                 Un día a su ofensor, y le llamó su amigo;
                                 Y a aquél que desgarrado ante el dolor humano,
                                 Tuvo su corazón como único testigo.
                                                    
                                  Valora en mucho a aquellos que dieron a las cosas, 
                                  Los nombres con que luego las cantan los poetas;
                                  Y en su esplendor la esencia captaron de las rosas
                                  Y en su delicadeza el ser de las violetas.                                                                 
                                 
                                  No creas que ellos fueron en verdad tan distintos.
                                  ¿Acaso tras milenios, ahora no te anudas,
                                  No sólo por tus sueños sino por tus instintos
                                  Como macho peludo a las hembras desnudas?

                                  Desaprueba o bendice a los antepasados,
                                  De cuyas largas noches de delicias provienes;
                                  Aunque pagues por ellos no sabes qué pecados,
                                  Son los mismos pecados que transmiten tus genes.

                                  Bendice a los más hábiles que dieron con la traza
                                  De tallar en el sílex las hachas con que luego
                                  Se mataron con saña o acosaron la caza:
                                  Y a los que mantuvieron siempre encendido el fuego.

                                  Alaba a los que araron con fatiga la tierra,
                                  Y después cosecharon, ya en sazón, lo sembrado;
                                  Y a los que se emplearon, en lugar de la guerra,
                                  En la noble tarea de cuidar el ganado.

                                  Bendice a los piadosos que lavaron la herida,
                                  Y hallaron las palabras del perdón y el consuelo,
                                  Y a los que decididos, hicieron de su vida
                                  Un secreto desgarro y un insaciable anhelo.

                                  Alaba a los que abrieron en la tierra caminos,
                                  A los que se adentraron en islas nunca holladas,
                                  A los que en las estrellas leyeron los destinos
                                  Y a los que improvisaron canciones y baladas.

                                  Luego bendice a quienes en atenta vigilia,
                                  Esperan las señales de las constelaciones;
                                  Y a quienes careciendo de patria y de familia,
                                  Mirando a las estrellas elevan sus canciones.

                                  No te confunda el mundo, no su vil apariencia,
                                  Pues todo bien tramado por el creador está,
                                  Escucha el corazón, que en él está la ciencia:                               
                                  Sólo en donde hay sepulcros se resucitará. 

                                   Antonio Romero Márquez




Comentarios

Entradas populares