Chantal Maillard, entre la filosofía y la poesía



La foto corresponde a una lectura de "Matar a Platón" hace apenas dos semanas en el Centro Cultural de la Generación del 27 en Málaga. Esta obra le supuso el Premio Nacional de Poesía en 2004.

"Escribo para que el agua envenenada pueda beberse" afirma Chantal. Al respecto de esto, su estudio y tratamiento sobre el dolor es esencialmente terapéutico y ahonda más allá de la superficie para adentrarse en las profundidades del ser.

"Pasar entre las formas como un animal entre la hierba, quedando tan solo la fragancia de su pelaje. Aspiro a ser una humildez aprendiz de ese animal"

Comentarios

Entradas populares