El aprendizaje del escritor, sesiones con Jorge Luis Borges



EL APRENDIZAJE DEL ESCRITOR de Jorge Luis Borges

Borges fue invitado a la Universidad de Columbia en la primavera de 1971 para participar en un seminario con jóvenes estudiantes del programa de escritura. Su ceguera le impidió leer el trabajo de los estudiantes, pero junto a ayuda de colegas y de su traductor al inglés Thomas di Giovanni, en un ambiente de intimidad y durante tres reuniones hablaron en cada una de ellas de un solo tema: a la escritura de ficción, a la poesía y a la traducción.
De las grabaciones de aquellas reuniones nos llega este precioso librito sobre la obra del maestro argentino, de primera mano nos habla sobre cómo y cuando escribió el cuento “El otro duelo”, los entresijos de la creación del relato, así como de las formas métricas y constructivas de sus poemas “Junio 1968”, “El guardián de los libros” y “El centinela” así como los ejercicios de traducción.

Un precioso entretenimiento y fundamental para todos los lectores y escritores, sobre todo para los seguidores de Borges.

Para apunte, os ofrezco una de las respuestas del maestro argentino sobre las diferencias entre la novela y el cuento:

En general, creo que lo más importante en un cuento es la trama o el argumento; en cambio, en una novela son menos importantes las situaciones que los caracteres. No es imposible que ustedes piensen que la escritura del Quijote depende de los episodios; sin embargo, lo que es realmente importante es el carácter de los dos personajes, Alonso Quijano y Sancho Panza. En la saga de Sherlock Holmes, de igual modo, lo que realmente importa es una relación de amistad que hay entre un hombre muy inteligente y un hombre más bien tonto, como el doctor Watson. Por lo tanto-si se me permite hacer una generalización-, puestos a escribir una novela, deberías saber todo acerca de los personajes, y cualquier argumento estará bien; en cambio, en un cuento es la situación lo que importa. Esto sería cierto también para Henry James, por ejemplo, o para Chesterton.”

Y este otro apunte sobre la creación poética:

“¿Por qué a veces escribo en verso libre y otras escribo sonetos? Esta es una especie de misterio central: como se escriben mis poemas. Puedo estar caminando por la calle o subiendo y bajando las escaleras de la Biblioteca nacional y, de pronto, siento que algo va a ocurrir. Entonces, trato de situarme en actitud pasiva. Tengo que estar atento a lo que está por ocurrir. Y luego surge algo, que puede ser un cuento o puede ser un poema, ya sea en verso libre o en forma cerrada. Lo importante en ese punto es no falsear. Debemos, a fin de no ser ambiciosos, dejar que el Espíritu Santo o la musa o el inconsciente-si prefieren la mitología moderna-hagan los suyo con nosotros. Ya que cuando yo escribo algo, tengo la sensación de que ese algo preexiste. Pero no tengo la sensación de inventarlo; las cosas son así, pero están escondidas, y mi deber de poeta es encontrarlas. Por eso, en el debido momento, si no me he estado engañando, me será dad una línea, o quizá una alguna vaga noción-acaso una imagen-de un poema, todavía lejano. A veces, apenas puedo descifrarlo; luego esa forma borrosa, esa vaga nube, cobra forma, y entonces oigo mi voz interna que me dice algo. Desde el ritmo de lo primero que oigo, eso me deja sospechar si voy a escribir un poema blanco o un soneto. Esa es una de las formas de hacerlo.”


Un libro imprescindible para todo escritor y sobre todo enriquecedor.

Comentarios

Entradas populares