El libro del anhelo de Leonard Cohen

El libro del anhelo de Leonard Cohen


Dotado de una rara habilidad para llegar a lo más íntimo de nuestro ser, acompañando a sus temas siempre rayanos en lo más hondo y profundo del ser humano de una voz arenosa, rasgada, aterciopelada y de una oscuridad mágica y misteriosa, Leonard Cohen, ha sido llamado “el depresivo no químico más potente del mundo” y no en vano es más que un músico y cantautor, un poeta.



Con éste libro publicado en 2006 que contiene 200 poemas y pensamientos íntimos del canadiense, nos encontramos con más de veinte años de un trabajo incesante que siempre busca en el conocimiento interior, en la religión, el amor y la sexualidad, la tabla de salvación al que como un madero flotando en la tempestad de la vida, Cohen se agarra con la fuerza con la que un felino lo hace a su presa.

Con continuos autorretratos y dibujos eróticos, derrama a través de la tinta de sus dibujos y acompañado de palabras dispuestas en la métrica de poemas urbanos, del caos del devenir incierto, de la estructura del desasosiego y del anhelo permanente, una continua e incesante búsqueda de sí mismo y de su encaje en el rodar del mundo: Cohen nos traslada su poética hasta lo más hondo de nosotros mismos para que encontremos también nuestro sitio.





No puedo llegar a las colinas
El sistema está agotado
Vivo a base de píldoras
Por lo que doy a Dios gracias

Seguí la carrera
Del caos al arte
Deseo es el caballo
Depresión el carro

Navegué como un cisne
Me hundí como una roca
Pero mi sentido del ridículo
Quedó atrás hace tiempo

Mi página estaba demasiado blanca
Mi tinta era demasiado fina
El día no escribía
Lo que la noche anotaba

Mi animal aúlla
Mi ángel está preocupado
Pero no se me permite
Queja alguna

Porque alguien hará uso
De lo que no pude ser
Mi corazón será suyo
Impersonalmente

Avanzará por el sendero
Verá lo que quiero decir
Mi voluntad partida en dos
Y la libertad en medio

En menos de un segundo
Nuestras vidas chocarán
Lo interminable interrumpido
La puerta abierta de par en par

Entonces ella nacerá
Para alguien como tú
Lo que nadie ha hecho
Ella continuará

Sé que ya se acerca
Sé que mirará
Y ése es el anhelo
Y éste es el libro.




Dejé a una mujer esperándome.
Me encontré con ella algún tiempo después;
me dijo: Tus ojos están muertos.
Qué es lo que te ha pasado, mi amante.

Y como me hablaba con la verdad
traté de contestarle de igual forma.
Lo que le haya pasado a mis ojos
le ha pasado a tu belleza.

Vete a dormir, mi fiel esposa,
le dije con cierta crueldad.
Lo que le haya pasado a mis ojos
le ha pasado a tu belleza.



Comentarios

Entradas populares