El viajero

EL VIAJERO

El viajero no tiene punto de regreso, no tiene retorno, el viaje es para él,  la línea continua trazada con el propio aliento del momento, las vicisitudes del viaje comportan siempre el riesgo de perder su propia vida y el asidero de la supervivencia es el aprendizaje continuo de sus experiencias.


 A diferencia del turista que ya todo calculado y medido se apresura a completar un cómputo de cosas por conocer y ver ya previamente tasadas, el viajero asiste en su aventura al encuentro con lo desconocido y no por ello poco apasionante.

Comentarios

Entradas populares