La poesía de los números (Thinking in numbers) de Daniel Tammet





“La poesía de los números” de Daniel Tammet

Cerrad los ojos e imaginad: “¿y si…?

Esta es la propuesta de “la poesía de los números” , imaginad por ejemplo como las diferentes culturas dicen el número 4 o a Shakespeare descubriendo el número cero y las dimensiones de una ausencia, todo ello contado con el arte de un sinestésico como Daniel Tammet, una persona con una capacidad para percibir los números con colores y siluetas, capaz de aprender un idioma en una semana o de recitar durante cinco horas la secuencia de decimales del número pi, ¡más de 22.000 números aprendidos de memoria!, una proeza que le ha valido un récord Guiness por ello. Para Tammet pensar en serie de números es como pasear por un bosque y captar su belleza.



Desde pequeño este hombre ha estado sometido a frecuentes investigaciones de neurocientíficos que han quedado asombrados con los circuitos neuronales tan poco habituales diseñados por su sinapsis, diagnosticado con Asperger savant o síndrome del sabio, su manera de escribir llamó la atención de los editores londinenses que le alentaron a que publicara, así nació su primera publicación  y luego la segunda “Abrazado al cielo abierto” que maravilló a miles de lectores.

La búsqueda de la belleza en los número primos o el imaginar con números es al igual que la ficción literaria plantea posibilidades en estado puro e impregna de una forma íntima con nuestro ser más profundo la manera en la que vemos el mundo exterior a nosotros.

Este nuevo libro “La poesía de los números” y con título original de “Thinking in numbers” escrito en 2012 en París, donde reside dedicado plenamente a escribir, editado en junio de 2015 en español con una extraordinaria belleza por Blackiebooks, consta de veinticinco ensayos, a cual más interesante sobre las matemáticas de la vida, de esas que usamos continuamente sin percibir su influjo sobre nuestros pensamientos y acciones.

El comienzo del libro es una frase elocuente de su contenido:

El color favorito de la perra Blackie era el siete

La eternidad de un instante, las diferentes formas de contar los números según las diferentes culturas, las intuiciones de los alumnos de matemáticas y el uso de los proverbios en el aprendizaje matemático, el uso de las matemáticas en sus actuaciones de personajes tan dispares como Shakespeare o Lincoln, de Pitágoras o el poeta romano Horacio, la belleza contenida en las infinitas formas geométricas de un copo de nieve, el diseño matemático de las ciudades griegas o de Manhattan, la probabilidad matemática de la vida inteligente en el universo, el exquisito homenaje al cálculo del tiempo del poeta Omar Khayam y su calendario, contar con once dedos en las manos como los que tenía Ana Bolena, el admirable número pi, las ecuaciones de Einstein, la aproximación a la belleza mediante los juegos, la música o la magia; la sapiencia de Tolstoi que consideraba la evolución de los procesos históricos el cambio infinitesimal de todos los que participan en ello y no de sus héroes; la poesía de los números primos, la manera fantástica y sencilla de acercarse al mundo del ajedrez, el concepto del tiempo según el avance de la edad o el arte en general asociado a las matemáticas.

Una obra excepcional y única, curiosa y trascendente para acercarse al mundo de los números y la literatura o la vida.

Quisiera terminar con uno de mis poemas sobre un número, el cero, espero que les guste:


El 0

Y de pronto surgió el cero
sin límite conocido en su interminable circularidad,
la nada aceptada a la derecha
como multiplicadora,
valedora de la multiplicidad dimensional,
a la izquierda como una auténtica mierda
que sobra y nos sirve
para catalogar a los infelices
¡eres un cero a la izquierda!
¡no sirves para nada!

Multiplicar por cero
es desintegrar,
dividir por cero
es hacernos infinitos
en nuestro propio egoísmo.

Triunfó el cero
frente al infinito
que quedó como un todo
inconcebible, inexistente.

El límite final del circulo
llamado cero
es sin saberlo en su laberinto,
el infinito.


Muy recomendable.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Gran poema y una reseña fantástica.

Entradas populares