"Dolor de rareza" de José María de Loma





Dolor de rareza de José María de Loma


Soy aficionado a los aforismos, tal vez va junto a mi condición de estudiante de Ciencias, eso de decir lo máximo en lo mínimo es tan deseable como destacable, es una manera de llegar desde lo sencillo a lo complejo paso a paso. No estoy atrapado en Twiter, ni me atrae porque son frases y pensamientos a veces tan compulsivos y poco elaborados que por ahí no me seduce; entiendo más que son frases para la galería que para el conocimiento, para el “postureo” como se dice ahora. Crecí en mi afición a los aforismos con Jorge Wagensberg y aquel libro que me atrapó “Si la naturaleza es la respuesta, ¿cual era la pregunta?”.

Leyendo el libro de José María de Loma, rescaté de mi memoria las greguerías de Gómez de la Serna que en tiempos de juventud me resultaron atractivas. Encontré referencias literarias comunes: la frescura surrealista de Umbral, la intelectualidad divertida de Camba, la prosa descriptiva de Pla etc.

El libro contiene (si no me he equivocado al contar) 455 aforismos y dos epílogos. Los aforismos se clasifican en 10 áreas que a su vez son verdaderos aforismos:
Comencemos (quiero decir que así comienza), aforismos periódicos, el líbero cafre, aforismos angelicales, en la variación está el disgusto, aforismos con humo, nos va de cine, aforismos en avión, política con yogur y aforismos en el espejo.

El primer epílogo: Paternidad y (escasa) alevosía es un canto a la condición de padre y el segundo y último, unos apuntes para la catalogación de la imprudencia en lo que el escritor llama “imprudente final”.

He disfrutado de la lectura de una serie tan copiosa de frases aforísticas llenas de ingenio y juego de palabras, de poesía y humor, en definitiva de conocimiento recreativo, para mí es lo más importante, ya que es jugando cuando más se aprende.

En una segunda lectura elegí unas decenas de ellos, ahora solo me limitaré a diez, allá van:

Aquel era un escritor de genio: ganó un concurso de micro arrebatos.

El peor crimen que puede reflejar una novela negra es un argumento mal resuelto.
Escritor con novia: literatura con prometida.

Algunos creen que vivir al límite es no poner puntos y comas.

Me gusta oír llover. Fantaseo con que sean repiqueteos de decenas de viejas máquinas de escribir.

No veo mayor tragedia  que amar el lenguaje y que no te corresponda.

Cazó dos aves que estaban en el mismo árbol: dos pájaros de un tilo.

Aquella empresa de sondeos iba encuesta abajo.

El ángel sin cabello no puede ser pastelero.

Hay que tener buen sake para comer en un japonés.

Cada vez que visito Polonia  me entran ganas de escuchar a Wagner.

Él es muy soberbio y ella muy croata.

Bueno, sumo y me doy cuenta que ya llevo doce y aún me queda un montón…

Sigan ustedes, se lo recomiendo este buen libro de aforismos, no tendrán dolor de cabeza para nada.

Comentarios

Entradas populares