“Para tener casa hay que ganar la guerra” de Joan Margarit




“Para tener casa hay que ganar la guerra” de Joan Margarit

Cierro el libro con la convicción de estar en contacto con la honestidad. La frase final del libro es la misma que la del título: “Para tener casa hay que ganar la guerra”. Bien que Margarit ha triunfado, al menos conmigo, me reconozco en sus versos: “La `poesía es hoy/la última Casa de Misericordia.

Intento descubrir alguna fotografía de su niñez de Sanaüja donde el paisaje fue puro hallazgo, de Rubí donde descubre un territorio social complejo y peligroso o del descubrimiento de su relación con la alegría en Girona. Toda fotografía que encuentro es la de la portada de la novela: ese niño con ojos profundos, agarrado a la baranda que nos mira con curiosidad, los mismos ojos curiosos que conserva ya el poeta en la senectud.

He tomado notas, apuntes que puedan sino resumir lo contado, al menos que nos den las pinceladas necesarias y suficientes para valorar lo escrito. Vamos a ello:

La generosidad es también una parte importante de la poesía: ofrecer al lector algo desconocido sin pedir nada a cambio. Esto podría aplicarse a todos las artes, pero a ninguna como a la poesía, siempre a disposición de los más pobres; aquellos que no podían ir a un museo ni comprar entradas para un concierto o para el teatro, los que no podían comprar libros, pero se sabían los poemas de memoria.”

Joan Margarit nace un once de mayo de 1938, en pleno conflicto. Vivirá la pérdida temprana de su hermana Trini, los silencios, la miseria y el miedo.

El terror me hizo prácticamente autodidacta” afirma.

Mi descubrimiento del miedo es la toma de conciencia del miedo de los mayores: lo que ellos siempre tratan de ocultarme, eso que tiene su origen en haber vivido la Guerra Civil, sentir el peligro”.

La soledad y la incertidumbre le llevarán a la poesía, su mundo personal inviolable. Conoce muy pronto el color rojizo del dolor y el color negro de la muerte.

Conocerá en sus padres el reflejo de la miseria material y moral, la cobardía y la austeridad salvaje, nos lo cuenta con su don más preciado: la honestidad.

Viviremos su encuentro con la isla del Tesoro: Tenerife. Leerá a Machado y Neruda y allí escribirá su primer poema de lo setecientos que escribirá.

Margarit nos enseña algo muy preciado: “Nada es más realista que un poeta”. Es en la poesía donde encuentra un lugar del que nunca volverá a salir. Una revelación que también le debe a su isla del Tesoro, la conjunción de verdad, belleza y bondad. El sitio donde más lo han querido.

Nos enseña también algo fundamental sobre la cultura. “La cultura no depende de la erudición ni los conocimientos, sino de la comprensión del mundo”.

Lo veo en el bar, en la cafetería, escribiendo poemas; paseando por el Turó Park, encerrado en su misterioso y valioso silencio; en la popa del barco en esa espléndida soledad contemplando la estela de la espuma blanquecina. Leyendo sus versos.
Sin duda es una lectura imprescindible no solo para los que nos gusta la poesía sino también para los que amamos la vida.

Gracias Joan

Málaga a 2 de Enero de 2019.

Víctor M. Pérez Benítez



Comentarios

Unknown ha dicho que…
"La cultura no depende de la erudición ni los conocimientos, sino de la comprensión del mundo". Está frase me ha ayudado a entender... Gracias
José Luis García Herrera ha dicho que…
Amigo Víctor, coincido con los comentarios de tu reseña. En sus memorias, Joan Margarit, refleja una época gris de posguerra, de incertezas, de miedos... Vivencias y experiencias que irán, con el tiempo, desgranándose por los más de 700 poemas escritos. El poeta revive una época para comprender qué caminos le llevaron a la poesía y qué le debe su poesía a la vida. Como bien dices, yo también me lo imagino escribiendo en el bar, en la cafetería... Un libro de memorias, el de Margarit, muy recomendable.
siroco-encuentrosyamistad ha dicho que…
Una persona consecuente con sus ideas. Margarit no solo es un gran poeta sino que porta con humildad la bandera de la honestidad, y eso es especialmente valioso.

Entradas populares