Dos quijotes





Una de las tantas mañanas que iba al trabajo me lo encontré frente a mi en el autobús, con su Quijote dentro de la bolsa, iba agarrado a la barra como si agarrara una lanza dispuesto a dar la batalla a los molinos. Dos quijotes con sus dos lanzas dispuestos a deshacer entuertos.

Comentarios

Entradas populares