UN ANDAR SOLITARIO ENTRE LA GENTE de Antonio Muñoz Molina





UN ANDAR SOLITARIO ENTRE LA GENTE de Antonio Muñoz Molina

En una frase que recoge el autor al principio, queda definido el contenido de la obra:

Un libro no se debe proyectar de antemano: a medida que uno escribe irá tomando forma, sometido a los impulsos emocionales de uno”.

Es una frase de James Joyce, y así exactamente es el libro de Muñoz Molina.

Un andar entre la vida escudriñando a impulsos todo lo que le rodea, con una dotes de observación extraordinarias y una destreza para usar las palabras de manera descriptiva potente y todo ello unido a una vasta cultura almacenada por las lecturas incesantes y variadas que el escritor ha ido añadiendo a su acervo  de manera mimética conforman una lectura que sin ser fácil es gozosa sin duda.

Lo atractivo de Muñoz Molina es la pasión que transmite, nada queda relegado a un segundo plano. Tiene la capacidad de poner en un plano principal desde un detalle de una calle de Manhattan a las anécdotas más curiosas de escritores admirados por él y por los que amamos la literatura como Joyce, Poe o Baudelaire. Es en el detalle donde Antonio Muñoz Molina se detiene con una minuciosidad, pulcritud y claridad exquisitas. Sin duda uno de los mejores escritores de nuestra época.

La manera de escribir de Muñoz Molina es como una pulsión, un arrebato que desahoga con un lápiz que va consumiendo con rapidez hasta dejarlo en la mínima expresión, pero sus correcciones son valientes y a la vez delicadas, conformando un estilo admirable.

Las 494 páginas del libro son tan variopintas como homogéneo es el cuadro que dibuja, en él no se añaden cosas innecesarias, nada sobra. Es evidente que habrá cosas más interesantes que otras según sea el lector, pero eso no quita ni una sola frase, ni una sola palabra está de más.

Elijo, por elegir algo lo siguiente:

La Realidad Supera a la Imaginación. Qué hacer, entonces. Qué impulso te guía. Qué te justifica en esta tarea a la que le dedicas la vida. Muchas veces, día tras día, días enteros, desde que te levantas hasta que te acuestas, y también antes, y también después. A cada momento suceden cosas terribles en el mundo. La desgracia de que a un escritor o un artista no le hagan caso es irrisoria. A la gente la torturan y la ahorcan en los sótanos de las cárceles de Siria. Los emigrantes centroamericanos son despojados y asesinados por los bandidos que asaltan ese tren terrible que llaman La Bestia. La gente se ahoga en el Mediterráneo queriendo cruzar desde África a las costas del sur de Europa. En las fronteras se levantan muros o altas vallas de alambre espinoso, iluminados de noche por reflectores, equipados con sensores automáticos, patrullados por policías y soldados con perros de presa y armas automáticas. Un muro de cemento puede dividir entre dos mundos un olivar de Palestina tan pequeño y tan bien cuidado como el que tenía mi padre en la carretera e Granada”

Enorme escritor este chico de Úbeda.


Comentarios

Entradas populares