Los desheredados de Philly






Los desheredados de Philly

Han hecho de las calles su morada,
son de piel negra y arrugada,
blanca y tersa,
se sientan y se levantan,
con tristeza en la mirada,
con frecuencia hablan y hablan
en soliloquios incomprensibles,
todos desconfiamos de ellos
con actitud huidiza los evitamos,
"dame un dólar si no te gusta Trump",
leo en un cartel que cuelga
en el pecho de uno de ellos
mientras sortea los coches.
Son los desheredados de Filadelfia,
la ciudad de la fraternidad,
de las cúpulas doradas,
de la campana de la libertad,
donde ahora las gotas de lluvia,
gruesas, caen como un llanto
sobre los rincones oscuros de la soledad.       

Comentarios

Entradas populares