Don Telesforo, el focas


Don Telesforo, el focas.

En el primer año de universidad, el profesor  de Biología fue don Telesforo, era conocido por todos los alumnos, por su apodo: “el focas”. Don Telesforo era un profesor envejecido y en él resaltaba un gran mostacho que le hacía parecerse a una foca. Él sabía que así le llamaban los alumnos, y montaba en cólera cuando oía su mote.

Don Telesforo leía sus clases, y mientras lo hacía, los estudiantes tomábamos apuntes. Cada año leía lo mismo, incluso contaba los mismos chistes en los mismos momentos que el año anterior. De tal manera que en una ocasión, sentado junto a un compañero repetidor de curso, este se acercó a mi oído discretamente y me susurró:

─Ahora contará el chiste del dedete.

Y el profesor, levantando sus ojos del papel, exclamó:

─Porque antes los mosquitos se mataban con el dedete y ahora con el DDT.

Un día en el laboratorio de Biología, una chica recién llegada, le preguntó a un compañero:

─¿Cómo se llama el profesor?
─¿Ese? ─dijo señalando a don Telesforo que se encontraba de espaldas junto a la ventana ─el focas.
La chica se dirigió con pasitos cortos hacia don Telesforo y con una voz débil y quebradiza, le dijo:
─Por favor, don focas, ¿podría hacerle una pregunta?

Don Telesforo comenzó a temblar, durante unos segundos comenzó a ponerse rojo como un tomate y girando violentamente le gritó a la alumna:

─¿Qué ha dicho señorita? ¿Qué ha dicho? ¡don focas! ¡don pollas! ¡señorita! ¡don pollas!

La chica quedó en estado de shock.

El suceso fue tan conocido y relatado que a partir de aquel momento don Telesforo ya fue conocido como don focas.

Comentarios

Entradas populares