El profesor de Química Industrial, cuando los apellidos sí que importan


El profesor de Química Industrial, cuando los apellidos sí que importan


En Química Industrial teníamos un profesor peculiar, a todo le llamaba cacharro, se ve que el hombre en semántica andaba un poco flojo. Veíamos en plena explicación la pizarra llena de fórmulas e igualdades científicas mientras él nos hablaba con pasión:

¾Es fácil, cojan este cacharro, lo meten en esta expresión y como consecuencia, nos da este otro cacharro.

Todos mirábamos sin entender demasiado toda esa cacharrería con variables y constantes entrando y saliendo de manera industrial en las deducciones y simplificaciones.
Cuando explicaba la fórmula para resolver los procesos de química industrial, sí que lo entendíamos:

¾Ya saben: Entrada + Generación igual a Salida + Acumulación ¾remarcaba mientras con gestos elocuentes movía de atrás hacia delante, brazos y pelvis,

Se llamaba don Antonio Macías, el profesor Macías. Un día Carlos Castillo irrumpió en el grupo de compañeros con una noticia bomba; había visto en un documento del departamento (en aquel tiempo aún no estábamos en la era internet) firmado por el profesor con su nombre y dos apellidos.

¾No os podéis imaginar cómo se llama el profe.
¾¿Cómo? pregunto uno de los compañeros.
¾¡Doctor Macías Pajas!
¾¿Qué? respondimos al unísono.
¾Lo he visto firmado en un trabajo ¾la risotada fue general.

Durante todo el curso mirábamos a don Antonio Macías Pajas de manera especial y siempre en los corrillos no se comentaba otra cosa.

¾¿Te ha aprobado Macías Pajas?

Ya terminado el curso, conseguimos tomarnos unas cervezas con el profesor. Cacharro para arriba, cacharro para bajo, las rubias entraban y salían por nuestros esófagos que era un gusto.

A mí,  en este ambiente tan distendido, se me ocurrió hacerle la pregunta que nadie se había atrevido a hacer:

¾¿Y cómo lleva usted lo de sus apellidos?
¾¿A qué te refieres? ¾me contesto.
¾Pues a eso, a lo de Macías Pajas.
¾¿Cómo? si yo me llamo Macías Jiménez.

Carlitos Castillo había salido del local apresuradamente cuando lancé la pregunta. Todo un artista.




Comentarios

Entradas populares