Málaga. Cuaderno de viaje de Mónica López Soler





Málaga. Cuaderno de viaje de Mónica López Soler

Soy un entusiasta de estas palabras de Azorín:

Vivir es ver pasar: ver pasar allá en lo alto,
las nubes. Mejor diríamos: vivir es ver volver.
Es ver volver todo un retorno perdurable,
eterno; ver volver todo -angustia, alegrías,
esperanzas-, como esas nubes
que son siempre distintas y siempre las mismas,
como esas nubes fugaces e inmutables.

Mónica López Soler nos brinda un cuaderno de viaje de su ciudad. Málaga vista desde el interior. Siempre un viaje no solo es transportar de un lugar a otro el cuerpo, también es un viaje interior, una ruta vital de las emociones, como ella afirma en su precioso blog los colores de la memoria.

En un alarde lleno de frescura construye un cuaderno de viaje de sus territorios emocionales donde la niñez y los recuerdos invaden los espacios de las palabras. Lo hace como si fuera la primera vez que llega a Málaga, su viaje interior es un viaje desde su propio interior, y eso es indudablemente muy difícil. Logra una obra exquisita y atractiva. Se apoya también en viajeros de diversa índole: gente de la calle, pintores y poetas que tienen el privilegio de acompañarla y a su vez Mónica disfruta con los ojos con los que ellos se sintieron deslumbrados con la luz de esta ciudad privilegiada.

Los dibujos de Rafael Comino Matas acompañan oportunamente las palabras de Mónica, en una distribución por meses del año, cada capítulo se corresponde con un mes.

Un formato y una presentación además realmente fantástica.

En definitiva, Mónica López Soler sube un peldaño más en su carrera artística y literaria, de lo cual me alegro.

No quiero olvidar el prólogo excelente de Juan Gaitán.

No se la pierdan.


Comentarios

Entradas populares