TELOMERASA, ¿EL ELIXIR DE LA JUVENTUD?









TELOMERASA, ¿EL ELIXIR DE LA JUVENTUD?

El proceso de envejecimiento sigue siendo un misterio. Una de las teorías con más respaldo es la de los telómeros. Propone que cuanto más cortos sean tus telómeros más corta será tu vida.

            En 1961, el científico Leonard Hayflick determinó lo que más tarde se vino a llamar el límite de Hayflick. Las células humanas se dividen para regenerarse un número de veces limitado, cada vez que lo hacen se acortan los telómeros.

Los telómeros son trozos de ADN situados en los extremos de los cromosomas. Son como el trocito de plástico que está al final de los cordones de los zapatos. Los tejidos del cuerpo se renuevan gradualmente. Algunos órganos como el cerebro y el corazón tienen poca capacidad de regeneración. Otros, como la piel o la sangre, lo hacen de manera constante. En cada división los cromosomas pierden algo de ADN en sus extremos, es decir, se acortan los telómeros.

¿Pero envejecemos porque se acortan los telómeros o se acortan los telómeros porque envejecemos? Ambas cosas. ¿Cómo se alargan los telómeros? gracias a la telomerasa. Esta enzima es capaz de regenerar en cierta medida la longitud de los telómeros.

La telomerasa no es el elixir de la juventud, por un buen motivo: tiene un lado oscuro. Hay un tipo de células especiales que destacan por sus largos telómeros y gran activación de telomerasa. Esto las hace prácticamente inmortales, y las llamamos cáncer.

Esta es la paradoja. Una baja producción de telomerasa produce envejecimiento prematuro, pero un exceso aumenta el riesgo de cáncer.

Terapias genéticas podrían lograr lo mejor de ambos mundos: rejuvenecimiento en el presente sin más cáncer en el futuro.

De momento los hábitos saludables son los que darán larga vida (y longitud) a tus telómeros.

Comentarios

Entradas populares