El juicio de Paris de Enrique Simonet








El juicio de Paris de Enrique Simonet


Enrique Simonet Lombardo, nace en Valencia en 1866. Estudió en el taller valenciano de Bernardo Ferrándiz y perteneció a la llamada escuela malagueña. Su obra más famosa pintada en 1887 en Roma es La autopsia, que se llamá popularmente Y tenía corazón.


Yo, sin embargo, he elegido una obra llamada El juicio de Paris pintada en Barcelona en 1904, Simonet tenía 38 años y estaba en su plena madurez. Fue criticada por alejarse de la temática imperante en los pintores del XIX, pero es un óleo de 3,31 x 2,15 m del que podemos disfrutar en el museo de Málaga en todo su esplendor.

Con fuerte influencia del modernismo, es un cuadro con una enorme sensualidad y fuerza cromática. Representa el mito griego de la manzana de la discordia. La diosa Eris, enojada por no haber sido invitada a una boda a la que habían asistido la mayoría de los dioses, lanza la manzana de la discordia, en ella aparecía una inscripción: para la más bella. Las tres diosas: Hera (mujer de Zeus, coronada como la reina de los dioses), Atenea (la diosa de la sabiduría, aparece semidesnuda, tapándose) y Afrodita (la diosa del amor, desnuda mostrándose ante el pastor) se disputan el galardón. Deciden que sea el príncipe Paris (el pastor) el que elija.

Paris, elige a Afrodita como la más bella, porque esta le ha prometido que Helena de Troya se enamorará de él, esto dará origen a la guerra de Troya.

Para pintar a las tres diosas, Simonet eligió a su mujer, su musa, mientras que para Paris y Cupido (que aparece a los pies de Afrodita) tuvo como modelos a sus propios hijos: Enrique y Ramón.

El brillo poético y la exuberancia lumínica son realmente apabullantes, una gama cromática rica y muy mediterránea: los olivos junto al mar, la refrescante sombra de la parra y esas cabras, convierten la escena en un paisaje bucólico y muy malagueño.
                                                                        

Comentarios

Entradas populares