"The false mirror" "El falso espejo" de René Magritte



En éste cuadro pintado por René Magritte en 1928, se sintetiza toda la iconografía del significado de su obra.

En ella, Magritte pinta un ojo en primer plano, de tal manera que todo el cuadro es un gran ojo; pero ésta a su vez es un falso espejo que contempla y refleja las nubes y un imaginario cielo azul. Podría también verse como el cielo de los Simpson con un eclipse solar.

Vemos que además que aunque el ojo sea real, parece no serlo por la pérdida de perspectiva y profundidad situando en el mismo plano al ojo y las nubes, a través del ojo parecemos ver lo que hay tras la realidad, es como una ventana y un espejo a la vez, es la realidad irreal de los cuadros de Magritte, el especial surrealismo de sus cuadros que funden el Simbolismo y el Realismo que aunque ideas contrapuestas alcanzan en Magritte una unidad.

El contenido del ojo: el cielo azul y las nubes es un todo a modo de una ventana abierta hacia la realidad, la libertad, la esperanza e incluso la fe en el más allá. Pero el ojo es también un objeto, no solo, es una imagen, pero también una idea, y su relación con el espectador dará lugar a sensaciones insospechadas.

Miramos el ojo y el ojo nos mira a su vez a nosotros; mediante el uso de la imagen doble vemos el mundo según la representación que tenemos de él, y a su vez sentimnos que esa representación se vuelve hacia nosotros y nos mira, al igual que un espejo cuando nos miramos, lo que produce inquietud y confusión al transgredirse las normas reales del espacio e intercambiarse imágenes.

Comentarios

Entradas populares